Masas, panes y Pizzas

Pizza boloñesa. Receta fácil

¡Nos declaramos totalmente adictos a la pizza casera! En este caso te proponemos una pizza boloñesa para chuparse los dedos.

Cómo preparar pizza boloñesa

La pizza, la receta de cocina italiana por excelencia, es un plato que admite miles de variantes, tantas como nos permita nuestra imaginación. En este caso hemos preparado una pizza boloñesa, de carne picada, que es deliciosa, aunque eso sí, contundente.

Es ideal para tomarla en una comida informal con amigos y la receta es muy sencilla. Como os comentamos en la preparación, aunque se puede hacer con una masa ya comprada, nosotros os recomendamos que la hagáis en casa, de verdad que merece la pena.

Nosotros siempre que preparamos boloñesa, solemos hacer bastante cantidad que usamos para diferentes recetas. Parte la congelamos para tener siempre carne lista para nuestras pizzas, otra parte la usamos para preparar platos de pasta, de forma que sobre la marcha cueces la pasta, calientas un buen tomate frito, le añades la boloñesa y te montas un platazo en cuestión de 5 minutos; y otra parte la usamos para otras recetas como las que te vamos a proponer a continuación.

Si te gusta la carne picada cocinada de esta forma, puedes usarla para hacer diferentes recetas como los champiñones rellenos de carne, un aperitivo delicioso que gusta a todo el mundo; con la empanada de carne tienes un entrante ideal para una comida con amigos; los hojaldres de carne, son sencillísimos y también una gran alternativa para llevar; y el pastel de carne y puré de patatas, es un plato único muy sencillo y sabroso. Vamos a por la receta.

Ingredientes de la pizza boloñesa para 2 personas:

  • 1 masa para pizza para 2 personas.
  • 200 gr. de carne picada de ternera.
  • 1/2 cebolla.
  • Un chorrito de aceite de oliva.
  • 4 cucharadas de tomate frito (para la boloñesa).
  • 1 bola de mozzarella fresca de 100 gr.
  • Especias variadas: orégano, tomillo, pimienta, albahaca…
  • 50 ml de vino blanco.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • 1 cucharada de passata de tomate o un poco más de tomate frito para la base de la pizza.
  • Sémola o semolina.

Preparación de la pizza boloñesa:

– Una hora antes de la hora a la que tengas planificado tomar la pizza, prepara la masa de la pizza tal y como te explicamos en el artículo “Cómo preparar una masa para pizza”. Puedes usar una masa ya preparada, pero nosotros te recomendamos que la prepares en casa, es muy sencillo y sabe mucho mejor.

– Mientas la masa está reposando, pon a calentar una sartén con un chorrito de aceite de oliva.

Pela y pica la media cebolla en trozos muy pequeños.

– Cuando el aceite esté caliente, pocha la cebolla.

Salpimienta la carne picada al gusto.

– En el momento en que la cebolla esté transparente, añade la carne picada y sofríela.

– No es necesario hacerla demasiado, así que cuando empiece a coger color, riégala con un chorrito de vino blanco y déjala unos minutos a fuego vivo para que el alcohol se evapore por completo.

Espolvorea las especias a tu gusto sobre la carne picada. A nosotros nos encanta usar orégano, albahaca, romero y tomillo.

– Después, echa las 4 cucharadas de tomate frito sobre la carne y sofríe todo junto unos minutos más hasta que veas que el tomate ha perdido buena parte del agua y queda una mezcla melosa.

– Cuando la carne esté lista, retírala del fuego y resérvala.

– Escurre la mozzarella fresca, córtala en rodajas muy finas y déjala escurrir en un plato con papel absorbente en la base y tapada con más papel de cocina. El objetivo es que quede lo más seca posible para no meter humedad a la masa.

– Precalienta el horno a 250 – 260 grados.

Espolvorea sémola o semolina sobre la encimera y estira la masa de pizza. Coloca la masa de pizza sobre un papel de horno.

– Echa una cucharada de passatta o de salsa de tomate sobre la masa y extiéndela por toda la masa con la cuchara.

Espolvorea un poco de albahaca y orégano sobre el tomate.

– Ahora, reparte la mozzarella fresca sobre el tomate.

– A continuación, añade la carne picada que tienes reservada en pequeños montoncitos sobre la pizza.

– Echa la pizza con el papel de horno directamente sobre la base del horno (no te asustes, no pasa nada) y cocínala durante 5 o 6 minutos a 250 grados o hasta que veas que la parte de abajo de la masa empieza a dorarse. Si, una vez dorada la masa, vieses que necesita algo más de cocción, puedes ponerla un minuto o dos en la parte alta del horno sobre la rejilla, aunque si tu horno es potente este último paso no será necesario. Esta forma de cocción la aprendimos de Ibán Yarza y ¡verás cómo quedan las pizzas caseras!

– Y, una vez lista, solo te queda disfrutar de esta deliciosa pizza boloñesa.

Autor: Cigalita

Más recetas de pizza que tienes que probar:

También puede interesarte ...

1 comentario

  • Respuesta Anonymous 8 abril, 2011 at 19:50

    Impresionante esa pizza boloñesa!!!
    y…Todos a comer!

  • Deja una respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.