Cómo hacer una bechamel perfecta

Descubre los secretos del cocinero Sergio Fernández para preparar una bechamel perfecta. ¡Quedará sedosa y sin grumos!

Son muchas las personas a las que les encantan las recetas con bechamel como las croquetas o la lasaña. Sin embargo, muchas veces resulta difícil conseguir que esta salsa quede con la textura perfecta, sin grumos y con el espesor adecuado.

En este vídeo del programa ‘SOS cocinero’, que emitían hace muchísimo tiempo en Telemadrid, el cocinero se desplazaba a la cocina de las personas que tenían problemas con determinados platos y les daba las claves para hacerlos correctamente.

Aunque el vídeo es antiguo y no tiene muy buena calidad, los trucos que comparte te resultarán muy útiles a la hora de hacer una bechamel y que quede perfecta.

Claves para hacer una bechamel perfecta

Hay algunos trucos clave que hay que conocer para que la bechamel quede de diez:

Para que quede con textura ligera, es importante seguir las proporciones que recomienda el cocinero: para cada litro de leche necesitarás 90 gr de mantequilla (o de aceite de oliva) y 90 gr de harina.

Lo primero que hay que hacer es poner a calentar el litro de leche en un cazo a fuego medio. Es importante tener cuidado de que no se pegue.

En otra cazuela amplia hay que hacer un roux, es decir cocinar la mantequilla con la harina. Es importante hacer este proceso a fuego medio y añadir la harina cuando la mantequilla se haya derretido. Si calientas la mantequilla a una temperatura demasiado alta corres el riesgo de tostarla y no es lo que queremos para esta receta.

Hay que cocinar la harina y la mantequilla hasta que la mezcla (el roux) tenga un color dorado, si no cocinas un poco la harina, luego sabrá a crudo.

A continuación hay que añadir de golpe la leche muy caliente (a punto de hervir) mientras se bate enérgicamente con las varillas. Haciéndolo de esta forma en muy pocos segundos la mezcla de mantequilla y harina se habrá disuelto en la leche sin dejar ningún grumo.

Una vez tengamos una salsa fina, hay que cocinar a fuego lento la mezcla durante unos minutos (entre 5 y 10) hasta que no sepa a harina cruda. Es importante remover la salsa frecuentemente con la varilla para que no se pegue.

Se salpimienta la salsa bechamel al gusto y se pone un poquito de nuez moscada, que le da un toque de sabor muy interesante a esta salsa.

Si necesitas que quede algo más líquida, una vez hecha se puede añadir leche sin problema y remover con la varilla para que se integre. Si quieres que quede más espesa, déjala reducir un poco más.

En el vídeo el cocinero también indica cantidad de harina y mantequilla para hacerla algo más densa (para hacer croquetas, por ejemplo). Cuanta más cantidad de harina y mantequilla utilices, más espesa estará la bechamel.

Y con estos sencillos consejos y trucos puedes preparar en casa tu propia salsa bechamel, un clásico de nuestra cocina que se puede usar para infinidad de recetas.

Recetas con bechamel que no te puedes perder:

3 comentarios en «Cómo hacer una bechamel perfecta»

  1. Hola Luis Alejandro,

    Sí, la salsa bechamel es una salsa muy versátil que puede acompañar muchas recetas. De hecho, hay una receta de pollo villaroy (que todavía no hemos publicado) y que consiste en freír un poco las pechugas de pollo, cubrirlas con bechamel, dejarlas enfriar y luego empanarlas y freírlas.

    ¡Son una auténtica delicia! Esperamos que la pruebes y nos cuentes.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros contenidos interesantes