Dulces y Postres

Receta. Mermelada de tomate

Receta. Mermelada de tomate

La mermelada de tomate es una buena compañera de platos dulces y salados. Muy fácil de hacer, es ideal para guardar unos botes en la despensa y preparar aperitivos originales y deliciosos todo el año.

Ya os hemos contado que en casa tenemos huerto y todos los años hacemos tomate frito casero que guardamos en botes esterilizados y dura de  temporada en temporada.

Cada año nos gusta reservar un par de kilos de tomates para preparar esta mermelada de tomate, con la que hacemos canapés y aperitivos en las comidas familiares. Al igual que cualquier otra mermelada, la de tomate es muy sencilla de hacer y merece la pena invertir un ratito en prepararla, no tiene nada que ver con la comercial. Vamos a por la receta.

Ingredientes:

  • 1 kg. de tomates de pera.
  • 500 gr. de azúcar.
  • El zumo de un limón.
  • 2 clavos.

Preparación de la mermelada de tomate:

– Pon a calentar abundante agua hasta que hierva.
– Haz un corte en forma de cruz en el culo de los tomates y échalos en un bol grande.
– Para escaldarlos, cuando el agua comience a hervir, echa el agua hirviendo sobre los tomates y déjalos 1 minuto. Después pásalos por agua fría para refrescarlos. Verás que la piel se separa de la carne del tomate sin problema.
Pela los tomates y trocéalos. Los tomates de pera tienen muy pocas pepitas, no hace falta despepitarlos. Si utilizas otra variedad de tomate, con muchas pepitas, puedes quitarles las pepitas. Es laborioso pero así luego no te las encontrarás en la mermelada. Si no lo haces, luego al pasarla por el pasapurés se quitarán muchas.
– Echa los tomates en una cazuela con fondo con el azúcar, el zumo de limón y los clavos. Tapa la cazuela, ponla a calentar a fuego medio y deja que suelten el agua. Remueve de vez en cuando.
– Cuando los tomates hayan soltado el agua, retira la tapa y remueve de vez en cuando para que no se peguen.
– En el momento en que la mezcla empiece a hervir tienes que remover constantemente para que no se pegue al fondo. A medida que evapore el agua y vaya espesando, habrá más riesgo de pegarse, así que hay que tener cuidado.
Poco a poco verás que va cambiando la textura, los tomates de deshacen, el agua se evapora y empieza a formarse una mermelada.
– Aproximadamente una hora después tendrás tu mermelada lista, verás que el tomate está prácticamente deshecho y el agua está casi evaporado. Un truco para saber si tu mermelada está lista es echar un poquito de mermelada en un plato, esperar a que se enfríe y mover el plato. Si no resbala, está perfecta; si resbala un poquito, aún tienes que dejar tu mermelada en el fuego un poco más. No olvides que cuando se enfríe, la mermelada espesa un poco más.
– Cuando la tengas lista, quita los clavos y pasa la mermelada por el pasapurés para quitar cualquier pepita y deshacer completamente los trozos de tomate que hayan podido quedar.
– Para guardar tu mermelada debes esterilizar unos botes de conserva y después sellar tus botes al baño María. En nuestro artículo: “Técnicas de cocina. Cómo esterilizar botes de conserva” te contamos detalladamente cómo hacer este proceso.
– Y así de fácil es tener una mermelada de tomate lista para acompañar a tus canapés festivos. ¡Deliciosa!

Autor: Cigalita

Recetas relacionadas:

Receta. Mermelada de ciruelas rojas
Receta. Mermelada de fresa casera
Receta. Tomate frito casero

También puede interesarte ...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.