Salmorejo cordobés

Descubre cómo preparar un delicioso salmorejo cordobés. Una crema fría muy fácil de hacer que esta deliciosa. ¿Te animas?

salmorejo cordobés

El salmorejo – junto con el gazpacho- es una de las cremas frías más tradicionales del verano. Te damos todas las claves para conseguir que quede perfecto.

Se trata de una crema fría elaborada a base de tomate, pan y aceite de oliva, ideal para refrescarse los días de calor. Tiene la consistencia de una crema espesa y se suele acompañar con jamón troceado, huevo cocido, aceite de oliva… La clave para conseguir un buen salmorejo es contar con buenos tomates, que sepan a tomate y que estén en su punto justo de maduración.

El verano es la época perfecta para disfrutar de todo el sabor de esta deliciosa crema fría. Prepararlo no tiene ningún secreto, básicamente consiste en triturar los ingredientes y dejar la crema en la nevera el tiempo suficiente para que se enfríe por completo, por lo demás es sencillísimo.

Si a ti también te encanta empezar las comidas y cenas con una crema de verduras, tienes que preparar el gazpacho casero, otro de los clásicos básicos de esta temporada; la vichyssoise o crema fría de puerro es muy fácil y está de lujo; si te apetece tomar legumbres en su versión fría la crema de guisantes te va a encantar; el gazpacho de cerezas es original y está de vicio y los amantes de la calabaza tienen que animarse con la crema de calabaza al curry, que se puede tomar fría o caliente y siempre funciona. Vamos a por la receta.

Otros contenidos interesantes

Ingredientes del salmorejo cordobés:

  • 1 kg de tomates maduros.
  • 150 ml de aceite de oliva.
  • 200 gr de pan con miga consistente (de dos días).
  • 1 diente de ajo.
  • 10 gr de sal.
  • Para decorar y acompañar: huevo cocido, jamón picado, aceite de oliva… (opcional).

Preparación del salmorejo cordobés:

Lava muy bien los tomates y trocéalos.

– Añádelos a un bol amplio y tritúralos con una batidora potente. Debe quedar una salsa líquida.

Cuela el tomate triturado para eliminar pepitas y posibles restos de piel. Devuelve la mezcla al bol.

Trocea el pan y añádelo al bol. Déjalo unos minutos para que se empape bien con el tomate y resulte más fácil triturarlo.

Pela el diente de ajo y quítale el germen central. Trocea y añade al bol.

Riega la mezcla con el aceite de oliva, añade la sal y tritura todo muy bien hasta conseguir una crema fina, sin grumos.

– Prueba y ajusta la sal al gusto.

Deja enfriar en la nevera.

– En el momento de servir, reparte el salmorejo en vasitos o cuencos, coloca un cuarto de huevo cocido en cada vasito y añade unas gotas de aceite de oliva. También puedes acompañarlo de jamón troceado o de crujiente de jamón (en breve te enseñaremos a prepararlo).

– Y ya solo te queda disfrutar de este delicioso salmorejo cordobés.

Autor: Cigalita

Más recetas con tomate que tienes que probar:

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.