Garbanzos a la libanesa

Array
5/5 (2 Reviews)
Receta fácil de garbanzos a la libanesa

Esta receta de garbanzos a la libanesa es perfecta para tomar como guarnición de un plato de carne o como primero, a modo de ensalada. Es un plato absolutamente delicioso.

Ingredientes de los garbanzos a la libanesa para 6 personas:

  • 600 gr de garbanzos cocidos.
  • El zumo de 1 limón.
  • 1 diente de ajo.
  • Agua o caldo de pollo hasta cubrir los garbanzos.
  • 2 cucharaditas de comino molido.
  • 2 cucharadas de eneldo picado (o seco).
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Aceite de oliva.

Preparación de los garbanzos a la libanesa:

Pela el ajo, córtalo por la mitad, retira el germen central y córtalo cuadritos pequeños.

– Pon a calentar una cazuela con un chorrito de aceite de oliva.

– En el momento en que tome temperatura, añade el ajo junto con el comino y cocina ambos ingredientes a fuego lento uno o dos minutos.

– A continuación, echa los garbanzos cocidos (si son de bote, previamente escurridos y enjuagados) y dales una vuelta con los ingredientes anteriores.

Riégalos con una cucharada de zumo de limón y añade agua o caldo hasta que queden cubiertos a la mitad, aproximadamente. Puedes usar el caldo en el que los has cocido o un caldo de pollo que tengas guardado en el congelador. Salpimienta la mezcla al gusto.

Tapa la cazuela y cocina todos los ingredientes durante unos 10 minutos o hasta que quede una mezcla melosa. Es importante que los garbanzos cuezan a fuego lento pero que el caldo no deje de hervir.

Retira la sartén del fuego y deja que los garbanzos se templen. Termina el plato con el resto del zumo de limón, 2 cucharadas de aceite de oliva y el eneldo picado. Pruébalos y ajusta la sal o la pimienta si lo ves necesario.

– Puedes servirlos templados o tomar este plato frío a modo de ensalada.

– Y ya puedes disfrutar de estos deliciosos y sencillísimos garbanzos a la libanesa.

Más información sobre la receta

Para hacer esta receta puedes partir de garbanzos ya cocidos o cocerlos tú en casa. En este caso, necesitarás usar la mitad de la cantidad indicada, 300 gr de garbanzos secos.

Como ya os hemos comentado en más de una ocasión, a nosotros nos gusta cocer los garbanzos ya que al tiempo preparamos un caldo y unas pastillas de caldo de pollo absolutamente deliciosas. Ponemos en la olla una carcasa de pollo, una cebolla cortada en cuartos, una zanahoria también pelada y cortada y los garbanzos, que dejamos en remojo la noche anterior (entre 8 y 12 horas). Cubrimos todo esto de agua, tapamos la olla exprés y cocinamos 5 minutos, contando a partir del momento en que empieza a salir vapor. Una vez ha perdido vapor la olla, solo hay que comprobar que los garbanzos están perfectamente cocidos, si todavía están algo duros, los dejamos cocer hasta que quedan tiernos.

Una vez listos tienes un delicioso caldo de pollo, garbanzos cocidos para muchas preparaciones y con las  verduras y un poco del pollo de la carcasa puedes hacer pastillas de caldo de pollo que te servirán para darle un toque de sabor a muchos platos.

Si no tienes tiempo, puedes usar una buena conserva de garbanzos cocidos sin ningún problema.

Por lo demás, este plato solo requiere sofreír un pelín un diente de ajo con las especias indicadas, añadir los garbanzos, cubrirlos hasta la mitad de agua o caldo -puedes usar el que has preparado al cocerlos- y cocinarlos hasta que queden melosos. Tienen un sabor especiado y un toque cítrico que te va a encantar.

Si a ti también te gustan las recetas con garbanzos, no te puedes perder el cocido madrileño fácil, un plato de siempre que está de vicio y que no tiene complicación ninguna; el guiso de pollo con garbanzos al estilo moruno es muy sencillo y un plato lleno de sabor; los garbanzos con sepia triunfan entre los amantes de los guisos marineros igual que el bacalao con garbanzos, que son un capricho con todas las letras.

Con el falafel o albóndigas de garbanzos tienes un aperitivo sano y sabroso; la hamburguesa de garbanzos es otra forma original de comer esta legumbre y el hummus o crema de garbanzos es ideal para servir en un picoteo con unas tostaditas de pan o para usar de base en sándwiches o tostas.

La ensalada de garbanzos al estilo griego es un plato sabroso, fácil y nutritivo; el pulpo con crema de garbanzos es original y está de vicio; los garbanzos con chorizo y panceta son un clásico que no falla; el arroz de pata o arroz con garbanzos y manitas es típico de la cocina manchega y te va a sorprender; el solomillo de cerdo con garbanzos y verduras es fácil y te va a encantar y los garbanzos con langostinos son perfectos para los amantes del marisco.

5/5 (2 Reviews)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.