Guiso de costillas con níscalos

Este guiso de costillas con níscalos es un plato perfecto para los amantes de la cuchara. ¡Una delicia con sabor a otoño!

Receta. Guiso de costillas con níscalos


Una de las cosas que más nos gustan del otoño es la temporada de setas. Nos encanta buscarlas y disfrutarlas en nuestra mesa. El guiso de hoy es ideal para estas fechas.

En esta época del año nos encanta ir al pueblo de mis abuelos y disfrutar paseando por el monte y recogiendo níscalos. Es una buena forma de desconectar y respirar aire puro. Después, estos pequeños tesoros alegran nuestra mesa durante unos días. La receta que os proponemos es un guiso de costillas de cerdo con níscalos y patatas que os encantará. Conseguiréis un plato con sabor a otoño.

Si a ti también te encantan estas setas, tienes que probar los níscalos asados al horno, que son facilísimos y un aperitivo de lujo; con las judías blancas con níscalos y codorniz, tienes otro platazo de cuchara para triunfar; siguiendo con los aperitivos, los níscalos al ajillo sorprenden siempre; y el guiso de níscalos con patatas también es un plato delicioso. Vamos a por la receta.

Otros contenidos interesantes

Ingredientes del guiso de costillas con níscalos para 6 raciones:

  • 1 kg de costillas de cerdo.
  • 300 gr de níscalos.
  • 1 cebolla grande.
  • 6 patatas medianas.
  • 4 cucharadas de tomate frito casero.
  • 100 ml de vino tinto.
  • Aceite de oliva.
  • Agua para cubrir el guiso.
  • Sal y pimienta al gusto.

Preparación del guiso de costillas con níscalos:

Pon a calentar una cazuela con fondo con un chorrito de aceite de oliva.

Pela y pica la cebolla en trozos pequeños.

– Cuando el aceite esté caliente, añade la cebolla a la cazuela y póchala. Es decir, cocínala a fuego medio- bajo hasta que esté blanda y transparente.

Corta las costillas en porciones y salpimiéntalas.

– Pon a calentar otra sartén con aceite de oliva y dora las costillas por todos los lados. Cuando estén listas, retíralas de la sartén y resérvalas.

– Mientras la cebolla se cocina, limpia los níscalos muy bien y elimina los restos de tierra que puedan tener ayúdate de un paño húmedo y un cepillo pequeño. Después, trocéalos si son muy grandes.

– En el momento en que la cebolla esté lista, incorpora los níscalos y cocínalos a fuego medio hasta que estén tiernos.

Incorpora las costillas a la cazuela y da una vuelta a todo junto.

Pela las patatas y córtalas en crack, es decir, comienza cortando la patata con el cuchillo y termina rompiendo el trozo de patata. Así la patata soltará el almidón y el guiso tendrá una buena salsa.

Añade las patatas y cocina todo junto durante unos minutos.

– Echa el tomate frito y sofríelo con el resto de ingredientes.

– A continuación, riega con el vino tinto y sube el fuego hasta que comience a hervir. Deja cocer el vino a fuego medio durante un par de minutos para que evapore el alcohol.

Añade agua justo hasta cubrir las patatas. No te pases con la cantidad de agua, para que quede una salsa con cuerpo.

– Sala al gusto y sube el fuego hasta que comiencen a cocer. En el momento en que hierva, deja que se vayan guisando a fuego medio, semitapadas.

– Pasados los primeros 10 minutos destapa el guiso y deja cocer durante 25 ó 30 minutos más o hasta que las patatas y la carne estén tiernas. Verás que el agua va reduciendo y se va formando una salsa con cuerpo. Si, cuando quede poco tiempo de cocción, ves que todavía está muy líquida, puedes acabar de guisar las costillas a fuego más vivo para que la salsa espese.

– Prueba la salsa y rectifica de sal si es necesario.

– Sirve este guiso de costillas con níscalos bien caliente y disfruta del sabor del otoño.

Receta. Guiso de costillas con níscalos- plato

Autor: Cigalita

Más recetas de guisos que no te puedes perder:

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.