Dulces y Postres

Lemon curd o crema de limón

lemond curd

El lemon curd es una crema de limón típica de la repostería británica. Es ideal para untar y se suele servir en el té de las 5 para acompañar los clásicos scoones.

Esta crema es muy versátil, hace buena pareja con tostadas, galletas, se puede utilizar como base para tartas, para aromatizar bizcochos o cupcackes… Te contamos cómo preparar lemon curd en casa (y en breve te propondremos nuevas recetas para utilizar esta crema). Vamos a ello.

Ingredientes (para obtener 350 ml. aproximadamente):

  • La ralladura y el zumo de 2 limones (130 ml. de zumo).
  • 3 huevos medianos y 1 yema.
  • 200 gr. de azúcar.
  • 100 gr. de mantequilla fría y en cubos.

Preparación del lemon curd o crema de limón:

Bate los huevos y la yema con la ralladura y el zumo de limón y el azúcar hasta que todo se integre bien.
Añade la mantequilla fría cortada en cubos.
– Pon una cazuela al fuego con un dedo de agua (es importante que la cazuela que elijas te permita colocar el bol encima sin que éste toque el fondo) y coloca el bol con la mezcla sobre la cazuela. No debe tocar el agua. Al cuajar la crema al baño María evitas que se corte (si cuece el huevo la crema se cortaría). También se puede hacer directamente al fuego con cuidado de que no cueza, de esta forma reduces de forma importante el tiempo de cocción.
Remueve constantemente para que la mantequilla se integre, primero, y luego para que vaya cogiendo textura.
– Al baño María tendrás listo el lemon curd en unos 35-40 minutos. Es importante que el agua del baño María hierva e ir añadiendo más a medida que se vaya evaporando.
– Si la haces al fuego, ten cuidado de que la crema no llegue a hervir para que no se corte. Para ello ve espesando la crema a fuego medio removiendo constantemente. El tiempo de cocción se reduce de forma importante de esta segunda forma.
– Aunque a priori veas que la crema no está tan espesa como en la foto, no te preocupes que al enfriar espesa más.
– Una vez lista, sácala del fuego y déjala enfriar a temperatura ambiente. Después, tápala con un film transparente (o échala en un frasco de mermelada) y guárdala en la nevera. Dura en perfecto estado una semana y media o dos.

Autor: Cigalita

Recetas relacionadas:

Galletas de almendra con mermelada de fresa.
Tarta Bakewell.
Galletas de chocolate y mantequilla.
Tarta de crema y fresas.
Galletas de almendra.

También puede interesarte ...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.