Tarta de limón y merengue en vasitos

5/5 (1 Review)

Descubre cómo preparar una deliciosa tarta de limón y merengue en vasitos. ¡Un postre fácil de hacer y muy sabroso!

La tarta de limón y merengue es refrescante, ligera y muy sencilla. En este caso la presentamos en vasitos de chato, en formato individual y conseguimos un postre de diez. Este dulce lleva una base de galletas, una ligera y refrescante crema de limón y el punto dulce lo aporta el merengue italiano que está de vicio y, aunque no lo parezca, es muy fácil de hacer. Es una tarta sin horno  que puedes tener lista en muy poco tiempo y con la que triunfas en cualquier comida o cena.

Si a ti también te gustan los postres en vasitos y en formato individual, no te puedes perder el cremoso de chocolate blanco, que es un dulce fácil de hacer y muy sabroso; los vasitos tres chocolates en el microondas son perfectos para los más chocolateros de la casa; la mousse de chocolate y aguacate es saludable y suele sorprender a todo el que la prueba; los vasitos de quinoa con chocolate y plátano son otra opción de postre sano que está muy rico; la crema de fresa es un dulce sin horno, sencillo e ideal para aprovechar esta fruta en temporada; la crema de yogur con brocheta de piña es facilísima y muy ligera; la tarta Oreo en vasitos seduce a los amantes de esta popular galleta y los vasitos de gelatina de naranja con yogur son muy sencillos y una delicia. Vamos a por la receta de la tarta de limón y merengue en vasitos.

Ingredientes de la tarta de limón y merengue en vasitos para 4 vasos de chato:

Para la base de galletas:

  • 10 galletas tipo María.
  • 30 gr de mantequilla.

Para la crema de limón:

  • La ralladura y el zumo de 2 limones (130 ml de zumo).
  • 3 huevos medianos y 1 yema.
  • 200 gr de azúcar.
  • 100 gr de mantequilla fría, cortada en cubitos.

Para el merengue italiano:

  • 2 claras de huevo (78 – 80 gr, aproximadamente).
  • 116 gr de azúcar.
  • 38 gr de agua.
  • Unas gotas de vinagre o zumo de limón.

Preparación de la tarta de limón y merengue en vasitos:

Tritura las galletas hasta que queden convertidas en polvo. Puedes realizar este proceso con el accesorio picador de la batidora o con un robot de cocina tipo Thermomix o My Cook.

Derrite los 30 gramos de mantequilla en el microondas hasta que quede totalmente líquida.

– A continuación, mezcla la mantequilla derretida con el polvo de galletas hasta que estas últimas queden humedecidas por completo.

Reparte esta mezcla en los cuatro vasos de chato y aplástala con ayuda de una espátula pequeña o una cuchara del café hasta que obtener una base compacta.

– Una vez lista, mete los vasitos en la nevera para que la base se enfríe por completo mientras preparas la crema de limón.

– Para hacer la crema de limón, bate los huevos y la yema junto con la ralladura, el zumo de limón y el azúcar hasta que esté todo bien integrado.

– A continuación, incorpora la mantequilla que tendrás fría y cortada en daditos.

– Después, echa un dedo de agua en una cacerola y coloca el bol donde tienes los ingredientes que acabas de batir sobre ella. El bol no debe tocar el agua. Remueve constantemente la mezcla para que la mantequilla se integre con el resto de ingredientes y para que la crema vaya cogiendo textura. Puedes obviar el baño María y poner directamente los ingredientes del bol en un cazo al fuego e ir removiendo, pero te arriesgas a que coja demasiada temperatura y la mezcla se corte. Si lo haces al fuego directamente, debes tener mucho cuidado de que la mezcla no llegue a hervir, para que no se corte.

– Debes remover la mezcla constantemente con unas varillas durante unos 35 – 40 minutos hasta conseguir una crema con cuerpo, similar a la crema pastelera. Cuando enfríe espesa algo más. Si lo haces al fuego directamente, tardarás mucho menos tiempo en tener la crema de limón lista.

– A continuación, retírala del fuego, pásala a un bol, tápalo con film transparente y déjala templar antes de repartirla en los vasitos.

– Cuando pierda algo de temperatura, reparte la crema de limón sobre la base de galletas y deja que termine de enfriarse por completo a temperatura ambiente. Después pásala a la nevera para que coja algo más de cuerpo.

– Al día siguiente o, al menos, varias horas después, prepara el merengue italiano. Para ello, pon a calentar el agua y el azúcar y sin moverlo ni disolverlo ponlo a calentar. Controla la temperatura con un termómetro de cocina en todo momento.

– En el momento en que alcance los 110 ºC, echa las claras en un bol -mejor si es metálico- junto con unas gotas de vinagre o zumo de limón. Monta las claras a velocidad media- alta.

– Cuando el almíbar esté a una temperatura entre 115 y 117 ºC quítalo del fuego y viértelo caliente y en hilillo, es decir poco a poco, por la pared del bol mientras sigues montando la mezcla. Es muy útil hacer este proceso con un robot de cocina o que haya dos personas y mientras una bate, la otra pone el almíbar.

No dejes de batir hasta que la mezcla esté a temperatura ambiente y tengas un merengue con una consistencia firme.

– Cuando la crema de limón esté fría y el merengue italiano listo, pon una capa de merengue sobre cada uno de los vasitos.

Quema el merengue con un soplete de cocina para tostar la superficie.

– Y ya tienes una deliciosa tarta de limón y merengue en vasitos lista para darte un capricho.

Más dulces con limón que no te puedes perder:

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.