Pastel de limón

Te proponemos un postre para los amantes de los cítricos: un pastel de limón muy jugoso con un glaseado que te va a encantar. ¡Un dulce delicioso y fácil de hacer!

Pastel de limón

El limón es el absoluto protagonista del postre que hemos preparado hoy. Se trata de un pastel de limón que mojamos con un almíbar para que quede muy jugoso y que luego glaseamos  para dar el toque final. El resultado es una auténtica delicia. Lo mejor es que es muy fácil de hacer ya que es un bizcocho al que con el almíbar y la glasa lo convertimos en un postre digno de cualquier celebración. Si en casa tienes algún amante de los sabores cítricos, este pastel es para esa persona.

Si a ti también te gustan los dulces a base de limón, tienes que probar nuestra sencilla y deliciosa tarta de limón, que es una delicia; tampoco te puedes perder el bizcocho de limón esponjoso, que es ideal para el desayuno y si buscas un dulce un poco diferente, el brownie de limón te va a fascinar. Vamos a por la receta.

Otros contenidos interesantes

Ingredientes del pastel de limón:

(*) Para un molde desmoldable de 25 cm de diámetro.

– Para el bizcocho:

  • La ralladura de dos limones.
  • 6 huevos.
  • 500 gr de azúcar.
  • 120 gr de mantequilla.
  • 340 gr de harina.
  • 80 gr de nata para montar (con al menos un 35 % de materia grasa) a temperatura ambiente.
  • 100 gr de zumo de limón.
  • 3 cucharaditas de levadura química.

Para el almíbar:

  • 225 gr de agua.
  • 225 gr de azúcar.
  • El zumo de un limón (unos 50 gr).

Para la glasa:

  • 100 ml de almíbar anterior.
  • 230 gr de azúcar glas.

Preparación del pastel de limón:

– En un bol amplio pon la mantequilla en pomada, es decir que tendrás ablandada a temperatura ambiente como si fuese una crema, junto con el azúcar y la ralladura de limón. Bate todo hasta que se forme una crema. Si tienes una batidora de varillas, esta tarea te resultará mucho más fácil.

– Continua batiendo mientras añades los huevos de uno en uno. No eches el siguiente hasta que se haya integrado el anterior.

– Después incorpora la nata, que estará a temperatura ambiente, y sigue batiendo.  Si ves que la mezcla parece cortada, no pasa nada, al poner la harina, la masa volverá a tener una textura normal.

Riega la masa con el zumo de limón y sigue batiendo hasta que el líquido se integre con el resto de ingredientes.

– Termina con los ingredientes secos (harina y levadura) y mézclalos a velocidad baja o ya con una espátula realizando movimientos envolventes hasta obtener una masa sin grumos.

– Precalienta el horno a 175ºC, con calor arriba y abajo.

Forra la base un molde desmoldable de 25 cm con papel de horno y úntalo muy bien con mantequilla derretida por todas partes, ayúdate de un colador para espolvorear una fina capa de harina. Puedes ver en detalle cómo hacerlo en el artículo “Cómo desmoldar bien un bizcocho”.

Masa del pastel de limón

Vierte la masa en el molde, da unos golpes suaves contra la encimera para que se nivele muy bien y hornea el bizcocho a 175ºC, calor arriba y abajo, en la parte media del horno durante 70 minutos o hasta que al pincharlo con una brocheta esta salga seca.

– Una vez listo, saca el bizcocho del horno y déjalo templar sobre una rejilla. Transcurridos los 10 – 15 primeros minutos verás que está templado y que las paredes se han retraído ligeramente del molde. En ese momento, desmolda el bizcocho y déjalo que termine de enfriarse sobre la rejilla.

– Cuando esté completamente frío o, mejor, al día siguiente hay que preparar el almíbar. Para ello pon en un cazo a  calentar el azúcar, el zumo de limón y el agua sin moverlos  hasta que la mezcla rompa a hervir. Deja que hiervan durante un minuto hasta que se forme un sirope ligero. 

– Reserva 100 ml de esta mezcla y el resto úsala para empapar muy bien el bizcocho pintándolo o bien inyectándolo con una jeringa, si tienes una en casa. La idea es que quede muy bien mojado por todas partes.

– A continuación, pon el azúcar glas en un bol y ve añadiendo el sirope que has reservado poco a poco mientras vas mezclando. Añade la cantidad de sirope que quieras en función de la consistencia de glasa que prefieras, cuando menos húmeda esté la mezcla más blanca quedará la glasa y a la inversa.

Distribuye la glasa por toda la superficie del pastel de limón y deja que seque y solidifique antes de servir este dulce.

– Y ya tienes un delicioso pastel de limón listo para darte un capricho.

Porción del pastel de limón

Autor: Cigalita

Más recetas de dulces con cítricos que tienes que probar:

5/5 (2 Reviews)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.