Tarta Bakewell, de almendra y mermelada de fresa

4.9/5 (9 Reviews)

La tarta Bakewell es una de las más famosas de la repostería británica. Un dulce elaborado a base de almendra y mermelada de fresa que está de vicio.

Tarta Bakewell

Esta es una de las tartas más tradicionales de la gastronomía británica. Una tarta con una base de masa quebrada que combina un relleno a base de mermelada de fresa y una capa superior que mezcla mantequilla, huevos y almendras. Cuando pruebes la tarta Bakewell te vas a enamorar.

El origen de esta tarta se sitúa en la ciudad con el mismo nombre, en la posada White Horse Inn y parece ser que se debe a un error de su cocinero. Al realizar la tarta de fresas añadió un relleno a base de almendras. El resultado fue delicioso y se convirtió en el plato más famoso del establecimiento.

Esta tarta es una de las favoritas de la casa, por su finura y la mezcla de sabores. Nosotros utilizamos nuestra mermelada de fresa casera y la verdad es que el resultado es un espectáculo con todas las letras.

Si a ti también te gustan los postre con fresa entre sus ingredientes, no te puedes perder la cheesecake sin horno con chocolate blanco y fresas, que es facilísima y está muy buena; las milhojas de crema y fresas con masa brick se hacen en muy poco tiempo y es un dulce para triunfar; las magdalenas de fresa esponjosas son ideales para el desayuno o merienda; las copas de fresas con yogur y galleta las tienes listas en poquísimo tiempo y están de vicio u el crumble de fresas es otro dulce británico absolutamente espectacular. Vamos a por la receta de la tarta Bakewell, de almendra y mermelada de fresa.

Ingredientes de la tarta Bakewell, de almendra y mermelada de fresa:

* Para un molde desmoldable de 25 cm de diámetro.

  • 1 plancha de masa quebrada fresca redonda.
  • Mermelada de fresa.
  • 150 gr de mantequilla en pomada.
  • 150 gr. de azúcar.
  • 130 gr. de almendras molidas.
  • 3 huevos.
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 20 gr. de harina.
  • Almendras laminadas.

Preparación de la tarta Bakewell, de almendra y mermelada de fresa:

– Para conseguir una tartaleta perfecta, sigue los consejos que te damos en la entrada “Cómo conseguir que la masa quebrada no baje”. Lo primero que debes hacer es engrasar muy bien el molde que vas a usar con mantequilla y espolvorear una fina capa de harina sobre él.

– Después, saca la masa de la nevera -debe estar bien fría- y estírala con un rodillo hasta que sea de un diámetro mayor que el molde. Colócala suavemente, sin estirar en ningún momento, sobre el molde. Hay que acomodarla con delicadeza.

Elimina la masa sobrante pasando un rodillo por el borde del molde y pincha la base de la masa con un tenedor para que no se hinche durante el horneado, coloca un papel de horno sobre ella y unos pesos (pueden ser unas legumbres que tengas guardadas para este fin).

– Una vez hecho esto, hornea la tartaleta a 220 ºC, calor arriba y abajo, durante 6 minutos. A continuación, baja la temperatura a 180 ºC y déjala terminar de hacerse otros 9 minutos.

– Mientras tanto, prepara el relleno de almendra: para ello bate con la varilla la mantequilla en pomada, es decir ablandada a temperatura ambiente, con el azúcar hasta conseguir una crema blanquecina y esponjosa.

– Ahora, añade los huevos, ligeramente batidos, uno a uno. No eches un huevo hasta que el anterior no esté completamente integrado en la masa.

– Aunque pueda parecer que la masa está cortada, no te preocupes, está bien. Al mezclarla con los ingredientes sólidos recuperará la textura normal.

Incorpora el extracto de vainilla y mezcla bien.

– Después, añade la harina y la almendra molida y mezcla con ayuda de una espátula hasta integrar todos los ingredientes y obtener una masa homogénea.

– Cuando la masa quebrada esté lista, sácala del horno y quítale los pesos.

Cubre la base con una capa generosa de mermelada de fresa, de un dedo de grosor, aproximadamente.

– Ayúdate de una espátula para echar la masa de almendras sobre la mermelada.

Espolvorea almendras fileteadas por la superficie de la tarta Bakewell.

– Hornea la tarta a 190 ºC, calor arriba y abajo, durante 25- 30 minutos. A partir del minuto 20 controla la superficie de la tarta para evitar que se dore en exceso.

– Una vez lista, sácala del horno y deja que se temple antes de desmoldarla.

– Desmóldala y déjala enfriar por completo a temperatura ambiente.

– En el momento de servirla puedes espolvorear la superficie de la tarta con azúcar glas con ayuda de un colador fino.

– Y ya puedes disfrutar de la tarta Bakewell, uno de los dulces más famosos de la repostería británica.

Tarta Bakewell - Porción
Tarta Bakewell - Porción con azúcar glass

Más recetas dulces que tienes que pobar:

4.9/5 (9 Reviews)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.