Dulces y Postres

Receta: Tarta de queso y fresas con gelatina de moscatel

Receta de tarta de queso y fresas con gelatina de moscatel

Ya no queda nada para celebrar el Día de la Madre y en Todos a comer queremos empezar a proponeros algunas ideas para confeccionar vuestro menú. En este caso comenzamos por el postre: una tarta de queso y fresas con gelatina de moscatel.

Es una tarta que está muy buena y es sencilla. Lo ideal es prepararla un día antes de la comida y servirla bien fría. Las fresas le aportan un delicioso sabor a esta tarta de queso. ¡Animaos y probadla!

Ingredientes para una tarta de 20 cm. de diámetro:

– Para la base:
  • 150 gr. de galletas digestivas de avena.
  • 60 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
– Para la crema de queso:
  • 300 gr. de queso de untar.
  • 250 gr. de queso mascarpone
  • 250 gr. de chocolate blanco.
  • 250 gr. de leche entera.
  • 40 gr. de azúcar.
  • 2 sobres de cuajada.
  • 20 fresas.
– Para la gelatina de vino moscatel:
  • 100 gr. de agua.
  • 100 gr. de azúcar.
  • 120 gr. de vino blanco moscatel (Mistela).
  • 7 hojas de gelatina.

Preparación de la tarta de queso y fresas con gelatina de moscatel:

– Primero hay que preparar la base:

a)  Preparación con My Cook:

Pulveriza las galletas durante 10 segundos a velocidad 5-10 progresiva.
Añade la mantequilla y programa el robot de cocina 10 segundos a velocidad 5.
– Coloca un aro de cocina o un rollo de acetato en el plato en el que vayas a servir la tarta. Extiende y aprieta las galletas para hacer una base consistente.
– Para que coja consistencia déjalo enfriar en el frigorífico o el congelador durante una media hora.

b) Preparación de la forma tradicional:

Tritura las galletas con ayuda de una batidora hasta que se conviertan en polvo.
Pon una sartén al fuego y añade la mantequilla y las galletas y mezcla todo bien hasta conseguir una pasta.
– Coloca un aro de cocina o un trozo de rollo de acetato y extiende la mezcla en la base aplastándola bien para que quede consistente.
Deja la tarta enfriar en el frigorífico o el congelador para que se compacte una media hora.

– Hay que preparar la crema de queso:

a) Preparación con My Cook:

Limpia las fresas, quítales el rabillo, pártelas por la mitad y resérvalas.
Echa la crema de queso, el queso mascarpone, el chocolate blanco, los sobres de cuajada, la leche y el azúcar en el vaso del robot de cocina y prográmalo 7 minutos a velocidad 5 y a 90 grados de temperatura.
– Pasado ese tiempo, saca la base de la tarta de la nevera y vierte la crema de queso sobre la base.
Coloca las fresas sobre la tarta y déjala enfriar durante una hora como mínimo.

b) Preparación de la forma tradicional:

Limpia las fresas, quítales el rabillo, pártelas por la mitad y resérvalas.
Mezcla la leche, la crema de queso, el queso mascarpone, el azúcar y el chocolate blanco troceado y ponlo a calentar a fuego medio removiendo constantemente.
Cuando la mezcla esté caliente añade los sobres de cuajada y remueve todo bien para que no queden grumos. Cuando consigas una crema homogénea, sácala del fuego y viértela sobre la base de galletas que tenías en la nevera.
Coloca las fresas sobre la tarta y déjala enfriar durante al menos una hora.

– Ahora hay que preparar la gelatina de vino moscatel:

– Primero hay que preparar un almíbar ligero. Para ello, pon un cazo a calentar con el azúcar y el agua a fuego medio y déjalo que hierva durante 10 minutos.
– Mientras preparas el almíbar pon las hojas de gelatina en remojo en agua fría.
– Cuando el almíbar esté listo, sácalo del fuego y añade las hojas de gelatina previamente escurridas.
– Sin parar de remover, añade el vino moscatel.
– Una vez listo, deja que se temple y vierte esta mezcla con ayuda de una cuchara sopera sobre la tarta.
Guarda la tarta en el frigorífico durante unas horas para que se enfríe completamente.
– Cuando vayas a servirla quítale el aro de cocina o el acetato.
– Sirve la tarta bien fría y disfruta de este exquisito postre.

Consejo sobre esta tarta de queso con fresas:

Si te resulta difícil desmoldar la tarta usando un aro de cocina es mejor que optes por comprar un rollo de acetato. De esta forma, cuando la tarta esté lista para servir solo tendrás que quitar el plástico y no quedará ninguna marca.

Autor: Calandrita

Artículos relacionados:

Diccionario de cocina: Fresas y fresones
Receta: Batido de fresa y plátano
Receta: Espuma de fresas con aroma de limón
Receta: Tarta de queso y cuajada

También puede interesarte ...

Sin comentarios

Deja una respuesta