Cheesecake sin horno con chocolate blanco y fresas

Array
5/5 (5 Reviews)
cheesecake sin horno con chocolate blanco y fresas

Esta cheesecake sin horno con chocolate blanco y fresas es muy sencilla y está deliciosa. No te pierdas la receta, explicada paso a paso.

Ingredientes de la cheesecake sin horno con chocolate blanco y fresas:

* Para un molde de 16 cm de diámetro.

Para la base de la cheesecake:

  • 75 gr de galletas tipo María.
  • 35 gr de mantequilla a temperatura ambiente.

Para hacer la cheesecake con chocolate blanco y fresas:

  • 275 gr de queso mascarpone.
  • 125 gr de chocolate blanco.
  • 125 gr de leche.
  • 20 gr de azúcar.
  • 1 sobre de preparado de cuajada.
  • 8 o 10 fresas.

Para la gelatina:

  • 80 gr de agua.
  • 40 gr de azúcar.
  • 2 hojas de gelatina.

Preparación de la cheesecake sin horno con chocolate blanco y fresas:

– Lo primero que hay que hacer es la base, para ello echa las galletas troceadas en el accesorio picador de la batidora y tritúralas hasta convertirlas en polvo.

– Por otro lado, pon la mantequilla cortada en cuadritos en un cuenco y caliéntala en el microondas hasta que esté completamente derretida.

– Echa en un bol el polvo de galleta, riégalo con la mantequilla y mezcla todo muy bien hasta que toda la galleta se empape de la mantequilla. Si utilizas un robot de cocina, tipo Thermomix o My Cook, solo tienes que pulverizar las galletas durante 10 segundos a velocidad 5- 10 progresiva, a continuación, añadir la mantequilla derretida y programar el robot de cocina 10 segundos a velocidad 5.

– Después, coloca un aro de cocina de 16 cm de diámetro (o el aro del molde desmoldable) sobre el plato o fuente sobre el que vayas a servir la tarta y vierte en la base la mezcla de galleta y mantequilla. Aplástala muy bien por todas partes para que compacte.

Preparando la base para la cheesecake sin horno con chocolate blanco y fresas

Guarda el plato en la nevera durante unos 30 minutos para que la mantequilla se seque y quede una base que no se desmigue.

– Mientras tanto, puedes ir haciendo la crema de queso y chocolate blanco. Para ello, pon a calentar el queso mascarpone, el chocolate blanco cortado en trozos, la leche y el azúcar y cuando veas que el chocolate blanco está totalmente derretido y todo está caliente, echa el sobre de cuajada y remueve todo muy bien hasta que la cuajada se disuelva por completo y no queden grumos.

– Para hacer la crema en un robot de cocina solo tienes que poner en el baso todos los ingredientes citados anteriormente y programarlo 7 minutos a velocidad 5 y a 90 ºC de temperatura.

– Una vez lista la crema viértela sobre la base de galleta que tienes enfriando y nivélala muy bien para que quede bien repartida por todas partes.

Preparando la crema para la cheesecake sin horno con chocolate blanco y fresas

– A continuación, lava las fresas, quítales el rabito, sécalas y córtalas en láminas finas. Distribuye las fresas por la superficie de la tarta. Vuelve a dejar la tarta enfriar durante un par de horas en la nevera antes de hacer la gelatina.

Colocando las fresas para la cheesecake sin horno con chocolate blanco y fresas

– Transcurrido ese tiempo, pon a hidratar las hojas de gelatina en un cuenco con agua helada durante 10 minutos.

– Mientras tanto, echa el azúcar y el agua en un cazo y ponlo a calentar a fuego medio durante unos 10 minutos o hasta que tengas un jarabe ligero. Es importante no remover la mezcla de azúcar y agua en ningún momento.

– Después, retira el cazo del fuego e incorpora las hojas de gelatina bien escurridas. Remueve muy bien la mezcla hasta que la gelatina esté completamente disuelta en el almíbar.

– A continuación, saca la tarta de la nevera y ve echando la mezcla del cazo a cucharadas sobre las fresas. Es importante hacerlo poco a poco y verter el almíbar por toda la superficie de la tarta.

– Vuelve a guardar la tarta en la nevera durante dos o tres horas o hasta que veas que la gelatina está totalmente fría y solidificada.

– En el momento de servir la cheesecake quita con cuidado el aro de cocina.

– Y ya tienes lista esta deliciosa cheesecake sin horno con chocolate blanco y fresas para darte un capricho en el postre.

Más información sobre la receta

Las tartas frías son ideales para cuando llega el buen tiempo ya que nos permiten prescindir del horno y el calor que mete a la cocina. En esta ocasión preparamos una cheesecake sin horno con chocolate blanco y fresas muy sencilla que está deliciosa. Como verás en los ingredientes prácticamente no lleva azúcar porque ya está suficientemente dulce con el chocolate blanco. Queda una tarta cremosa, llena de sabor pero que no resulta nadad pesada.

Nosotros este tipo de tartas generalmente las hacemos directamente en el plato o fuente en la que vamos a servirla y usamos o bien un aro de cocina o el aro de un molde desmoldable. De esta manera te evitas tener que desmoldar la base de la tarta, que si no la manipulas con cuidado podría romperse.

Si a ti también te encantan las tartas de queso, tienes que probar la deliciosa tarta de queso y turrón de Jijona, que se hace en muy poco tiempo y está de lujo; la tarta de queso y chocolate blanco es otra variante de esta y está también buenísima; la tarta de queso japonesa es muy esponjosa y ligera; la tarta de queso de La Viña es de las más famosas y un dulce que solo requiere mezclar ingredientes y dejar que trabaje el horno, ¡el resultado es un espectáculo! y la tarta de queso de Jamie Oliver es tipo cheesecake y gusta a todos.

Para los que no se quieren complicar la vida, la tarta de queso clásica se hace con poquísimos ingredientes y está buenísima y la tarta de queso y canela no lleva horno y queda de diez.

5/5 (5 Reviews)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.