Crumble de fresas

4.8/5 (5 Reviews)

Este original postre, típico de la cocina británica, es un acierto seguro. ¡Anímate a probar el crumble de fresas!

El crumble es un postre tradicional británico que no es muy conocido en nuestro país y que merece la pena probar porque está de vicio. 

Se elabora a base de fruta, que se coloca en la base de un molde para, después, cubrirla de una mezcla con forma migosa de harina, mantequilla y azúcar (una masa muy similar a las galletas, solo que sin cohesionar) y se hornea para que esta capa quede bien crujiente. Se toma templado y normalmente se suele acompañar de nata montada e incluso helado para crear un delicioso contraste frío-caliente.

Aprovechando que todavía tenemos fresas en el mercado, vamos a preparar un crumble de fresas. Lo mejor de todo es que es un dulce que se prepara en muy poco tiempo y sobre la marcha. Así que si tienes una comida y no te ha dado tiempo a preparar nada dulce con antelación, puedes hacerlo justo antes de comer.

Si a ti también te encantan los postres con fresa, tienes que animarte a preparar las tartaletas de fresas con nata, que son fáciles y muy sabrosas; las fresas con chocolate y salsa de menta sorprenden siempre y son perfectas para una ocasión especial; con las tortitas americanas con sirope de fresa tienes un desayuno especial con muy poco esfuerzo; la tarta de fresa y crema es un clásico que siempre triunfa; al igual que el milhojas de crema y fresas con masa brick, que está de lujo y se hace en muy poco tiempo.

En formato individual puedes preparar los vasitos de cuajada y gelatina de fresa, que no fallan y los petit suisse caseros de fresa, que son perfectos para disfrutar este clásico postre que tomábamos de pequeños. Vamos a por la receta del crumble de fresas.

Ingredientes del crumble de fresas para 4 ramenquines de 10 cm de diámetro:

  • 300 gr de fresas.
  • 100 gr de mantequilla.
  • 100 gr de azúcar.
  • 150 gr de harina.
  • Unas gotas de extracto de vainilla (opcional).

Preparación del crumble de fresas:

Limpia las fresas. Para ello, pásalas por agua y, después, quítales el rabito y pártelas por en cuadraditos.

– Reparte las fresas en los moldes de ramenquines y espolvorea un poco de azúcar sobre ellas. Guarda los tarros en el frigorífico mientras preparas la masa.

– Precalienta el horno a 200 ºC, calor arriba y abajo.

Mezcla con las manos la harina, con el azúcar y con la mantequilla cortada en dados pequeños. En este caso es fundamental que la mantequilla esté muy fría para conseguir una masa migosa. Es importante no manipular en exceso esta mezcla para no calentar la mantequilla y que se empiece a cohesionar con el resto de ingredientes, tienen que quedar migas.

Si quieres aromatizar tu crumble con un poco de vainilla, es el momento de añadir el extracto de vainilla con el resto de ingredientes.

– Cuando hayas conseguido unas migas con la masa, espolvoréalas sobre las fresas con azúcar que tienes reservadas. Cubre muy bien la fruta con las migas ya que luego en el horno las fresas se van a cocinar (se van a quedar como si fuesen mermelada) y el líquido que sueltan va a integrarse con buena parte de las migas.

– Baja la temperatura del horno a 180 ºC, calor arriba y abajo, y hornea el crumble durante una media hora o hasta que veas que la masa está tostada.

Sirve el crumble templado con un poco de nata montada o bien con tu helado favorito.

Más recetas con fresas que no te puedes perder:

4.8/5 (5 Reviews)

1 comentario en «Crumble de fresas»

  1. El Crumble de fresas es bastante empalagoso, de hecho el strawberry crumble no es el mas popular entre los británicos. El que más se consume es el de manzanas con moras y el más popular es el Rhubarb Crumble. La base del postre es una hortaliza llamada Rhubarb, que aquí se la conoce como Ruibarbo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros contenidos interesantes