Carnes

Pollo con salsa de setas. Receta fácil

Esta receta sabe a otoño: unas deliciosas pechugas de pollo con salsa de setas y nata para chuparse los dedos. ¿Te animas?

Pechuga de pollo con setas

El pollo es una carne ligera y muy versátil, en casa es de nuestras favoritas. En esta receta acompañamos unas pechugas de pollo con dos tipos de setas y hacemos una salsa de nata deliciosa. El resultado es que tienes una receta fácil y muy sabrosa cocinada en muy poco tiempo.

Este plato, además, es ideal para llevar al trabajo ya que aguanta muy bien de un día para otro. A nosotros nos gusta guardar la pechuga en un tupper y la salsa en otro y luego juntarlo todo en la oficina.

Si te gusta esta receta de pollo con salsa de setas fácil seguro que también te encantarán las alitas de pollo a la cerveza de Jose Ándres o el pollo al curry fácil.

Vamos a por la receta.

Ingredientes para 4 personas:

  • 3 pechugas de pollo.
  • 150 gr. de champiñones.
  • 150 gr. de setas shiitake.
  • 1/2 cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • 200 ml. de vino blanco.
  • 400 ml. de nata para cocinar.
  • 200 ml. de caldo de pollo.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Harina.
  • Aceite de oliva.

Preparación del pollo con salsa de setas fácil:

Pon a calentar una cazuela baja (donde harás todo el guiso) con un chorrito de aceite de oliva.

– Salpimienta las pechugas de pollo por ambos lados y pásalas por harina. Dales unos golpes para que eliminen el exceso de harina y quede una fina capa adherida a la carne.

– Cuando el aceite esté caliente, echa el pollo y dora la carne a fuego vivo durante 1 minuto por cada lado. En este punto no queremos cocinar la carne, queremos sellarla para que durante la cocción posterior conserve sus jugos y no quede seca. Cuando las pechugas estén listas, retíralas de la cazuela y resérvalas.

Pela y pica la cebolla en trozos pequeños.

– Baja el fuego de la cazuela, añade la cebolla y póchala. Es decir, deja que se cocine a fuego bajo hasta que esté transparente y blanda.

Pela y pica el ajo también en pequeños trozos.

– Cuando la cebolla esté transparente, añade el ajo y cocínalo unos segundos.

– Limpia las setas y los champiñones con agua para eliminar cualquier resto de tierra, sécalos y troceálos.

Añade las setas y los champiñones al a cazuela y deja que se hagan durante varios minutos.

– Cuando veas que las setas y los champiñones han evaporado el agua que sueltan y se empiezan a poner tiernos, coloca las pechugas de pollo en la cazuela.

Riega todos los ingredientes con el vino blanco, sube el fuego para que rompa a hervir y deja que reduzca y evapore el alcohol. Es importante cocinar el vino hasta que prácticamente haya evaporado todo el alcohol.

– Después, añade la nata líquida y el caldo de pollo. Si no tienes caldo, pero tienes pastillas de caldo caseras, solo tienes que disolver una en 200 ml. de agua y tendrás un delicioso caldo de pollo para tus guisos.

Sala el guiso al gusto.

Cocina a fuego medio- bajo durante 20 minutos o hasta que veas que las pechugas están cocinadas. Para saber si la carne está hecha por dentro solo tienes que introducir una brocheta de metal en su interior y dejarla unos segundos. Si al sacarla la punta está muy caliente , la carne estará lista. Si tienes un termómetro de cocina, estará en su punto cuando el interior llegue a 55 ó 60 grados.

– Una vez listas, saca las pechugas y si ves que la salsa no está lo suficientemente espesa, puedes reducirla hasta que esté a tu gusto.

– Después solo tienes que cortar las pechugas de pollo en medallones de 2 cm. de grosor y servirlas con la salsa de setas. A nosotros nos encanta acompañarlas de unas patatas paja o de unas patatas chips.

Autor: Cigalita

Recetas relacionadas:

Filetes de pollo al horno
Pechugas de pollo rellenas de rebozuelos
Fingers de pollo caseros
Bolitas de pollo villarroy
Pollo al vino o Coq au Vin
Alitas de pollo con salsa barbacoa

También puede interesarte ...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.