Descubre el punto de cocción de la carne usando tu mano

Array

Aprende a saber cuál es el punto de cocción de la carne usando la mano. Con este truco de cocina no necesitarás usar un termómetro ni ningún otro utensilio.

Truco: Cómo saber los puntos de cocción de la carne

Para preparar un buen chuletón o una pieza gruesa de ternera hay que tener dos cosas claras: necesitas una carne de calidad y tienes que saber cocinarla al punto exacto que guste a cada comensal. Vamos a hablar sobre el punto de cocción de la carne, uno de los grandes dilemas que surgen cuando no estamos habituados a preparar estas piezas de carne que, generalmente, se toman con el exterior tostado, ligeramente caramelizado, y el interior puede oscilar desde crudo (carne poco hecha), rosado (carne al punto) o bien hecho.

En función de cómo queramos el interior de esta carne debemos cocinarla a más o menos temperatura y durante más o menos tiempo. Hay un truco muy útil para saber el punto de cocción de la carne sin necesidad de utilizar ningún utensilio como un termómetro de cocina -que te resultará muy útil si cocinas habitualmente carnes y quieres saber cómo están- y es usando la palma de la mano y tus dedos.

Cómo saber el punto de cocción de la carne usando tu mano

¿Has visto alguna vez a los cocineros tocar la carne cuando se está haciendo para saber cómo está? Te contamos cómo saber en qué punto está la carne solo con el tacto, viendo la resistencia que ejerce la pieza cuando la presionas con el dedo. Sin necesidad de usar un termómetro ni ningún otro utensilio sabrás cómo está por dentro la pieza que estás cocinando.

– Poco hecha. Estará dorada por fuera y templada en su interior, pero la carne estará prácticamente cruda. Junta el dedo índice con el pulgar y tócate el músculo de la parte inferior de la palma (el que está justo debajo del pulgar). Verás que está relativamente blando. Esa es la textura que debe tener la carne al tacto si la quieres poco hecha. Si tienes un termómetro de cocina, tendrá una temperatura interior de entre 50 y 55 ºC.

– Al punto. Una pieza de carne al punto está tostada por fuera y con un interior rosado. En esta ocasión, debes unir el dedo corazón con el pulgar y vuelve a tocar el músculo de la parte inferior de la palma. En este caso notarás algo más de resistencia, estará algo más duro que en el caso anterior. Ese es el tacto que debe tener un chuletón al punto. Midiendo la temperatura interna con un termómetro de cocina ronda los 58- 60 ºC.

– Hecha. En este punto la carne está bien sellada y dorada por fuera y bastante hecha en el interior, aunque todavía está algo rosado. Para saber si tu carne está así, tienes que unir el dedo anular con el pulgar, aquí verás que el músculo de la parte inferior de la palma de la mano está todavía más duro –más tenso-. Esta es la textura que debe tener la carne hecha. Su temperatura interna tiene que estar entre los 62 y 65 ºC.

– Muy hecha. La carne muy hecha está muy dorada por la parte exterior y completamente cocinada en el interior. Usando la mano, debes unir el dedo pulgar con el meñique y tocar el músculo de la palma que está detrás del pulgar. Notarás que la zona está muy dura, mucho más que en los casos anteriores. La carne muy hecha debe tener esa textura y una temperatura interna que debe rondar los 70 ºC.

Recetas de carne de ternera que no te puedes perder:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.