Pastel de calabacín y queso al horno

Array
5/5 (4 Reviews)
Pastel de calabacín y queso al horno - Receta fácil

Esta receta de pastel de calabacín y queso al horno es una gran opción para disfrutar de un plato de verduras lleno de sabor. Es muy fácil y está delicioso.

Ingredientes del pastel de calabacín y queso al horno para 4 personas:

* Para una fuente de 26 x 17 cm.

  • 1 calabacín grande.
  • 1 puerro pequeño.
  • 2 huevos.
  • 1 cucharada de mostaza.
  • 3 cucharadas de pan rallado.
  • 2 cucharadas de queso parmesano o manchego rallado.
  • 150 gr de queso rallado.
  • Un poco de perejil fresco.
  • Mantequilla para engrasar la fuente.

Preparación del pastel de calabacín y queso al horno:

Lava el calabacín y córtalo en rodajas de 2 cm de grosor. A continuación, parte cada rodaja en cuatro trozos.

Corta el puerro en aros finos.

Pon a calentar una sartén con un chorrito de aceite de oliva a fuego vivo.

– Cuando el aceite esté caliente, echa el calabacín y el puerro y cocínalos a fuego vivo hasta que la sartén empiecen a humear. A continuación, baja la temperatura y sigue cocinando las verduras hasta que el calabacín comience a ablandarse. Tardarás unos 8 o 10 minutos en todo el proceso.

– Por otro lado, bate los huevos y mézclalos con los 150 gr de queso rallado y con la mostaza. Salpimienta la mezcla al gusto y añade las verduras.

– Precalienta el horno a 170 ºC, calor arriba y abajo.

Unta por todas partes con mantequilla una fuente apta para el horno.

Pica muy finamente unas hojas de perejil fresco.

Vierte la mezcla de verduras, huevo, queso y mostaza en la fuente y espolvorea por la superficie pan rallado, queso parmesano y perejil picado.

Hornea el pastel de calabacín y queso a 170 ºC, calor arriba y abajo, durante 20 minutos.

– Transcurrido ese tiempo, colócalo en la parte alta del horno y déjalo 5 minutos más o hasta que la superficie se dore.

Sírvelo bien caliente y ya tienes un delicioso pastel de calabacín y queso listo para disfrutar.

Pastel de calabacín y queso al horno - Textura

Más información sobre la receta

Cuando pruebes este pastel de calabacín y queso te va a resultar difícil decir que no te gustan las verduras. Este plato es sencillísimo de preparar y una muy buena solución para que los menos amantes de los vegetales se animen con ellos. La combinación de calabacín, puerro y queso con el toque de mostaza te va a sorprender. Además, este plato sirve tanto para tomarlo como primero en una comida como para servirlo como guarnición de una carne o un pescado.

Si a ti también te gustan las recetas con esta verdura, no te puedes perder la crema de calabacín y zanahoria, que es ideal para empezar una comida; los espaguetis de calabacín con salsa boloñesa son muy sencillos y gustan a todos; la crema de calabacín es facilísima de preparar y está deliciosa tanto si la tomas en frío como si prefieres tomarla en caliente; los canelones de calabacín rellenos de carne picada son un acierto para tomar en una comida especial; los bastoncitos de calabacín al horno con queso parmesano son perfectos para tomar en el aperitivo; la ensalada templada de calabacín, tomate y queso feta es perfecta para el invierno; los calabacines rellenos de pisto y bacalao son originales y están muy ricos y con los espaguetis de calabacín con sepia tienes una combinación de lo más sabrosa.

5/5 (4 Reviews)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.