Dulces y Postres

Tarta de cerezas sin horno

¡No te pierdas esta tarta de cerezas sin horno! Una tarta sencilla y deliciosa donde las cerezas son las absolutas protagonistas. Te va a encantar.

Tarta de cereza sin horno - Receta

Hay que aprovechar la temporada de cerezas para disfrutar de esta maravillosa fruta de todas las maneras posibles. Si ya de por sí unas buenas cerezas tal cual son una maravilla de postre, si te animas a usarlas para hacer una tarta fría, el triunfo está asegurado. En esta tarta que combina cerezas y queso, el sabor de la fruta es el protagonista.

Lo mejor es que es perfecta para el calor ya que para hacerla no hace falta recurrir al horno, que en los meses más calurosos del año está clausurado para evitar que la cocina suba en exceso de temperatura.

Tan sencillo como hacer una base de galleta y mantequilla triturada, una crema de queso y cerezas también trituradas sobre ella y acabar con una capa de mermelada también de cerezas. Un postre sin complicaciones, que se prepara en dos patadas y que es ideal para una comida o cena de verano.

Si, como nosotros, eres un apasionado de las cerezas, tenemos una interesante recopilación de recetas con esta fruta que no te puedes perder. En la parte salada tenemos un gazpacho de cerezas, ideal para refrescar lo días de calor; también tenemos publicada una receta de presa ibérica con salsa de cerezas, perfecta para tomar de segundo en una comida; en la parte de bebidas te proponemos una dulce y refrescante sangría de cerezas, una forma diferente de preparar esta tradicional receta de verano; para el postre puedes apostar por la galette de cerezas, un dulce de origen francés muy fácil de hacer que combina masa quebrada y cerezas y que te va a encantar; la tarta de cerezas o cherry pie es una de esas tartas de fruta que vemos en las películas y que sorprende tanto como gusta cuando la preparas, ¡siempre aciertas con ella!; otra opción es el clafoutis de cerezas es un dulce muy sencillo y te resuelve un postre en cuestión de segundos; por otro lado el bizcocho de cerezas o cobbler de cerezas, a medio camino entre bizcocho y tarta es una maravilla que puedes servir de postre y con el que aciertas siempre. Y ya si te quieres venir arriba y disfrutar de las cerezas todo el año, tienes que preparar tu propia mermelada de cerezas casera, ¡de nuestras favoritas! Como veréis tenemos bastantes recetas con cerezas donde elegir. Vamos a por la receta.

Ingredientes para la tarta de cerezas sin horno para un molde de 16 cm. de diámetro:

– Para la base de galleta:

  • 12 galletas tipo María.
  • 70 gr de mantequilla.

– Para la crema de cerezas y queso:

  • 300 gr de queso crema de untar (tipo Philadelphia).
  • 200 gr de nata para montar.
  • 7 hojas de gelatina.
  • 400 gr de cerezas deshuesadas.
  • 30 gr de miel.
  • 20 gr de azúcar.
  • 1/2 cucharadita de canela.

– Para la cobertura de mermelada de cereza (opcional):

  • 1/2 bote de mermelada de cerezas.
  • Un chorrito de agua.
  • 1 hoja de gelatina.

Preparación de la tarta de cerezas sin horno:

Forra la base de un molde desmoldable con papel de horno y unta un poco de mantequilla tanto por la base como por las paredes del molde. Para facilitar el desmoldado puedes forrar los moldes con acetato. Así luego desmoldarás la tarta sin ningún esfuerzo.

Tritura las galletas hasta convertirlas en polvo. Usa el accesorio picador de tu batidora y si no lo tienes, mete las galletas troceadas en una bolsa de congelar y con un rodillo ve golpeándolas hasta que queden totalmente trituradas.

Derrite la mantequilla en el microondas hasta que quede totalmente líquida.

– Echa las galletas en la base del molde de la tarta y riégalas con la mantequilla, mueve la mezcla para que el polvo de galleta se impregne de la mantequilla, reparte bien por toda la base y con ayuda de una espátula o de una cuchara ve aplastando hasta que quede una base compacta. Guarda el molde en la nevera para que endurezca mientras preparas el relleno de la tarta.

Deshuesa las cerezas, pártelas por la mitad y échalas al vaso de la batidora.

Tritura las cerezas hasta que quede una mezcla líquida.

Hidrata las hojas de gelatina colocándolas en cuenco con agua helada.

– En un bol grande mezcla el queso con la nata (sin montar) de la que habrás reservado 60 o 70 ml., aproximadamente. Añade la miel, el azúcar y la canela e intégralos bien.

Cuela el puré de cerezas para eliminar cualquier piel que pudiese quedar y échalo al bol con el resto de ingredientes.

Mezcla con movimientos suaves con ayuda de una varilla hasta obtener una mezcla homogénea.

Escurre las hojas de gelatina y échalas a un bol apto para el microondas.

Calienta unos segundos en el microondas a baja temperatura hasta que veas que la gelatina está totalmente disuelta. No te pases de tiempo y baja la temperatura del microondas.

Añade la gelatina a los 60 o 70 ml. de nata que tienes reservados y mezcla hasta que se disuelva por completo.

– A continuación, integra la nata con la gelatina con el resto de ingredientes mientras bates con la varilla. Es fundamental conseguir una masa totalmente homogénea.

– Saca el molde de la nevera, vierte sobre la base de galletas el relleno de la tarta de cerezas sin horno y vuelve a guardarla en el frigorífico para que la gelatina haga su función y coja cuerpo. Debes dejarla al menos 6 horas para que solidifique completamente o mejor dejarla de un día para otro.

– En este punto puedes optar por hacer una cobertura con mermelada de cerezas como hemos hecho nosotros o servir la tarta de cerezas sin horno tal cual acompañada de unos frutos rojos o unas cerezas.

Cobertura de cerezas:

– Si te animas con la cobertura, calienta en un cazo la mermelada de cerezas con un chorrito de agua.

Hidrata la hoja de gelatina en un bol con agua bien fría.

– Cuando la mermelada empiece a humear retira del fuego y pasa la mezcla por el colador. La idea es obtener una mezcla sin ningún grumo.

– Escurre la hoja de gelatina, añádesela a la mermelada que has colado y que estará caliente y mezcla muy bien para que se disuelva la gelatina.

Saca la tarta de cerezas de la nevera y vierte sobre la crema de cerezas y queso la mermelada de cerezas. Repártela por la superficie y guarda la tarta en la nevera hasta que la cobertura solidifique.

– En el momento en que la cobertura haya cogido cuerpo toca desmoldar la tarta. Si has usado acetato te resultará más fácil. Si no, pasa una espátula o un cuchillo de punta roma por el borde de la tarta. Quita el aro del molde desmoldable y con una espátula amplia y mucho cuidado retira el papel de horno de la base y pasa la tarta a un plato.

– Y ya está lista esta deliciosa tarta de cerezas sin horno.

Autor: Chipirón

Más recetas de tartas frías que tienes que probar:

También puede interesarte ...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.