Bollos de mosto

Te proponemos unos deliciosos bollos de mosto perfectos para preparar en temporada de vendimia, desde finales de agosto hasta octubre. ¿Te animas con ellos?

Receta: Bollos de mosto

Seguimos con nuestra serie de recetas manchegas. Esta vez con una opción dulce que no os va a dejar indiferentes: unos bollos de mosto.

En nuestra zona los viñedos son una parte muy importante tanto de nuestra geografía como de nuestra economía. Por eso el mosto es una bebida típica, que se utiliza mucho en repostería.

No es más que zumo de uva que no se ha sometido al proceso de fermentación. El mosto es el ingrediente principal de estos bollos, que son exquisitos y una receta que hemos rescatado de mi abuela. Un dulce de cocina manchega espectacular. Eso sí es importante respetar los tiempos de levado, por lo que te recomendamos que los hagas un día sin prisas. De verdad que merece la pena prepararlos. ¡Te van a encantar!

Si a ti también te gustan los dulces de panadería no te puedes perder los bollos suizos, un clásico de los dulces madrileños que son un vicio; otra receta manchega que no puede faltar en tu recetario son los nochebuenos de la abuela; los bollos de leche con pepitas de chocolate suelen triunfar entre el público infantil (y el más mayor también) y cuando pruebes los bollos de canela o cinnamon rolls te enamorarás por completo. Vamos a por la receta.

Otros contenidos interesantes

Ingredientes de los bollos de mosto:

  • 160 gr de aceite de oliva.
  • 500 ml de mosto de vino tinto.
  • 280 gr de azúcar.
  • 50 gr de levadura fresca.
  • 1,3 kg de harina de fuerza.
  • 5 huevos + 1 para pintar los bollos.
  • La piel de un limón.

Preparación de los bollos de mosto:

– Pon a calentar una cazuela con el aceite de oliva.

Echa la piel del limón a la cazuela. Ojo, solo la parte amarilla, elimina la parte blanca ya que amarga.

Deja que el aceite se cocine unos minutos con la piel de limón. Después retíralo del fuego, deja que se temple y quita la piel de limón.

Templa el mosto de vino tinto hasta que esté  a 38 grados, aproximadamente. No lo calientes en exceso ya que matarás las bacterias vivas de la levadura.

Disuelve la levadura fresca en el mosto.

Bate los 5 huevos ligeramente.

– En un bol amplio mezcla el mosto con el aceite –que ya estará templado-.

Añade los huevos y sigue mezclando. Puedes ayudarte de una varilla.

Echa el azúcar al bol e intégralo con los ingredientes líquidos.

– Después ve echando la harina poco a poco para que vaya absorbiendo el líquido. Al principio puedes ayudarte de una cuchara de madera. Deja los últimos 200- 300 gramos de harina para ir añadiéndola durante el amasado.

– Cuando tengas una masa pegajosa, empieza a amasar con la mano.

– Espolvorea un poco de harina en la mesa de trabajo y empieza a trabajar la masa con las manos. Verás que es muy pegajosa, pero a medida que la vas trabajando, se va haciendo elástica y manejable. En el vídeo «Cómo amasar una masa de pan» vemos la técnica del panadero Richard Bertinet.

– Cuando veas que te resulta complicado trabajar la masa, déjala descansar unos minutos y espolvorea algo más de harina. Poco a poco podrás ir haciendo una bola. Puedes añadir algo más de harina de lo que indica la receta, pero no te pases porque la esponjosidad de la masa dependerá de la cantidad de harina. Si te pasas, no saldrán esponjosos.

– En el momento en que la masa esté lista, haz una bola y déjala en un bol con un poco de harina en las paredes.

Tapa la masa con un paño de cocina y déjala levar en un lugar cálido y sin corrientes. Lo ideal es que esté a una temperatura de entre 22 y 25 grados. Si tu cocina es fría, no te pierdas este truco para crear una cámara de fermentación en tu cocina.

La masa debe doblar su volumen, o casi. Este proceso te llevará al menos 2 horas.

– Pasado ese tiempo, espolvorea un poco de harina en la mesa de trabajo y coloca la masa.

Haz porciones de unos 80 gramos.

Forma bolas con las porciones de masa, con cuidado de no quitarles el aire.

– Colócalas en las bandejas del horno, con papel vegetal en la base. Vuelve a taparlas con un paño de cocina y deja que leven nuevamente. Este proceso te llevará 1 hora y media, aproximadamente. Los bollos deben hincharse.

– Precalienta el horno a 200 grados.

– Cuando los bollos estén listos, colócalos en la bandeja de horno, separados entre sí. Píntalos con huevo batido y espolvorea abundante azúcar por la superficie. Debes hacer varias hornadas para que los bollos no se peguen al hornearse.

Hornéalos a 200 grados durante 15 minutos o hasta que veas que los bollos están dorados.

– Una vez listos, sácalos del horno y déjalos enfriar.

– Os aseguramos que estos bollos de mosto os van a encantar y van a durar bien poco. ¡Palabra!

Receta: Bollos de mosto- Partidos por la mitad

Autor: Cigalita

Más recetas de panes dulces que tienes que probar:

5/5 (1 Review)

8 comentarios en «Bollos de mosto»

  1. Hola Eugenio,

    Pues debe ser cuestión de tu horno. Prueba a tenerlos algo menos de tiempo o a colocar la bandeja del horno un poco más alta.

    Un abrazo.

  2. Hola Felisa,

    Al ser dulces caseros, elaborados sin conservantes, endurecen muy rápido. Una buena opción, es congelarlos justo cuando estén fríos.

    Un abrazo.

  3. Me han salido buenisimos y muy tiernos.los tapé ya fríos con papel metálico y absorbieron el azúcar un poco.hay alguna otra forma d conservarlos y que no endurezcan?

  4. Hola !!!, me he atrevido a hacerlos, me encantan estos bollos, estoy esperando que leven…cuando acabe haber que me ha salido… Gracias por la receta, tienen una pinta riquisima.

  5. Hola Angelines,

    No, no te hace falta un horno semiindustrial. Nuestro horno es también casero y de tamaño normal. Creo que salen dos hornadas, ni una más. La próxima vez que los preparemos incluimos en los ingredientes cuántos bollos salen exactamente.

    Un abrazo.

  6. Hola. Gracias por la receta. Yo tengo un horno normalito, casero. Me da la impresión que con esas cantidades casi necesito un horno semiindustrial. Me podríais aclarar por favor. Gracias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.