Dulces y Postres

Receta. Los nochebuenos de la abuela

Receta: Nochebuenos

Los nochebuenos son unos bollos típicos de los pueblos de la sierra de Alcaraz, en Albacete, que mi abuela solía preparar en épocas festivas, especialmente en Navidad. Ella los cocía en el horno de leña de su madre y siempre nos cuenta que el resultado era una delicia.

Se trata de un dulce laborioso, que se prepara con levadura fresca de panadero y que necesita unos tiempos de levado. Pero el resultado merece la pena.

Hemos pasado unos días disfrutando de la sierra y de la familia y una tarde decidimos preparar estos nochebuenos con la ayuda de mi abuela, que es toda una experta en hacerlos, y con ellos estrenamos nuestro nuevo horno de leña.

Ahora queremos compartir con vosotros una receta que forma parte de nuestro recetario familiar y que es muy especial para nosotros. Esperamos que preparéis unos nochebuenos deliciosos en vuestra casa y los disfrutéis tanto como nosotros. ¡A la cocina!

Ingredientes:

  • 220 ml. de anís dulce.
  • 3 patatas grandes.
  • 220 ml. de aceite de oliva.
  • 220 ml. de zumo de naranja.
  • 75 gr. de levadura fresca.
  • 325 gr. de azúcar.
  • 7 huevos.
  • 1,5 kg. de harina de fuerza.
  • La ralladura de un limón.
  • Agua para cocer las patatas.

Para decorar:

  • Nueces y almendras peladas.
  • Huevo batido.
  • Azúcar.

Preparación de los nochebuenos de la abuela:

– Pon a calentar el aceite de oliva en una sartén hasta que humee. Después, retíralo del fuego y déjalo enfriar.
– Llena un cazo con agua y añade las patatas peladas. Cuécelas hasta que estén totalmente blandas. Retira del fuego y deja que se temple.
– Cuando el agua de las patatas esté templada, retira un vaso grande de agua, aplasta las patatas sobre él para que suelten todo su jugo y cuélalo.

Receta: Nochebuenos

– Echa el agua de patata en un bol grande y disuelve la levadura fresca muy bien.
– Añade el resto de ingredientes líquidos: el zumo de naranja, el anís dulce y el aceite de oliva – ya templado- y mezcla bien.
– Incorpora la ralladura de limón y, después, echa los huevos, previamente batidos, al bol y continúa mezclando hasta que se integre todo bien. Puedes ayudarte de una varilla.
– Añade el azúcar y mézclalo bien con el resto de ingredientes.
– A continuación, echa la harina poco a poco y mezcla muy bien para que se integre perfectamente con los ingredientes líquidos. Empieza con una varilla y continúa amasando con las manos.
– Amasa los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea. Si necesitas añadir algo más de harina, puedes hacerlo pero no te pases. Debe quedar una masa ligera pero manejable, si le añades exceso de harina tus nochebuenos no quedarán bien.

Receta: Nochebuenos

– Cuando la masa esté lista, tápala y déjala reposar en un lugar cálido hasta que doblen su volumen.
– Pasado ese tiempo, enharina ligeramente la mesa de trabajo y coloca la masa sobre la harina.
– Haz bolas de masa de unos 8 cm. de diámetro, amásalas ligeramente –para eliminar un poco el aire- y colócalas en una bandeja. Repite esta operación hasta acabar con toda la masa.

Receta: Nochebuenos

Tapa los bollos y déjalos reposar en un lugar cálido hasta que doblen su volumen. Colócalos separados entre sí para evitar que cuando crezcan se peguen.
– Precalienta el horno a 220 grados.
– Cuando los bollos hayan crecido, pon papel de horno en una bandeja y coloca tres nochebuenos sobre ella –con mucha separación entre ellos ya que son unos bollos que crecen bastante en el horno-.
– Aplástalos ligeramente y píntalos con huevo batido.
– Dales unos pellizquitos por la superficie para que se queden unos bollos con un toque rústico.

Receta: Nochebuenos

Coloca las almendras y las nueces por la superficie de cada bollo y espolvorea azúcar al gusto.
– Hornea los nochebuenos a 200 grados durante 15 ó 20 minutos o hasta que veas que están dorados por fuera y cocidos por dentro.

Receta: Nochebuenos

– Nosotros los hicimos en horno de leña y para evitar que se quemasen por arriba, los tapamos los primeros minutos con papel de aluminio y al final de la cocción lo quitamos para que se dorasen. Si los cocinas en un horno convencional, no lo pongas al principio y si ves que se doran demasiado y que no están del todo hechos por dentro, colócales un poco de papel de aluminio por encima par que no se quemen.
Es importante hornearlos en varias tandas –de tres en tres o de dos en dos- porque son unos bollos grandes que crecen mucho.

Receta: Nochebuenos

Autor: Calandrita

Recetas relacionadas:

Receta. Panecetes dulces
Miguelitos caseros
Bollos de mosto
Receta. Flores manchegas

También puede interesarte ...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.