Dulces y Postres

Pan de leche

El pan de leche es perfecto para tomar en desayunos y meriendas. Tostar un panecillo, partirlo por la mitad y untarlo con mantequilla y mermelada es un auténtico placer. No te pierdas la receta.

Pan de leche

Este dulce es un auténtico capricho que puedes preparar en casa fácilmente. Hacer pan de leche en casa es fácil y no tiene ninguna complicación. Lo único que necesitas es un buen amasado y  tiempo para que la masa leve y quede esponjosa. Lo demás es coser y cantar.

Aunque al principio te parezca que la masa está pegajosa es cuestión de trabajarla, no hace falta añadir más harina. Verás como poco a poco va siendo más manejable. Si no tienes mucha experiencia en cuestión de amasado, puedes alternar 2 ó 3 minutos de amasado con 5- 10 de descanso. Dejar reposar la masa hará que cada vez esté más manejable.

Si a ti también te gustan las masas de panadería, tienes que animarte a probar el delicioso brioche esponjoso, un dulce típico de la repostería francesa que te va a encantar; los bollos suizos son otros de los dulces  de siempre que tienes que preparar en casa;  los bollos de mosto, típicos de la cocina manchega especialmente en temporada de vendimia, te van a gustar mucho; los bollos canela, triunfarán entre los amantes de esta especia y si quieres unos con un sabor algo más exótico, tienes que preparar los bollos suecos de cardamomo de Ibán Yarza. Con los donuts caseros te vas a preparar una merienda de auténtico lujo. Vamos a por la receta.

Vídeo relacionado

Ingredientes del pan de leche para 16 unidades:

  • 500 gr de harina de fuerza.
  • 250 ml de leche.
  • 25 gr de levadura fresca de panadería.
  • 70 gr de mantequilla.
  • 40 gr de azúcar.
  • 1 huevo.
  • 2 cucharadas de miel.
  • 1 pizca de sal.

Preparación del pan de leche:

Desmiga la levadura y disuélvela en la leche tibia. Es importante que la leche no esté demasiado caliente para no matar la levadura.

Echa la harina en un bol amplio. Añade el huevo batido y la leche con la levadura. Mezcla bien con ayuda de una rasqueta o una cuchara de madera.

Añade el azúcar, la miel y la sal y continúa mezclando hasta que todos los ingredientes estén completamente unidos.

Haz taquitos la mantequilla que tendrás en pomada, es decir ablandada como si fuese una crema, pero no líquida.

Ve añadiendo los taquitos de mantequilla poco a poco a la masa e integrándolos en ella.

– Al principio la masa estará muy pegajosa pero, a medida que la trabajes, verás que se va haciendo más manejable. Amasa durante unos 10-15 minutos. Puedes utilizar el método de amasado francés, que verás en el vídeo: ‘Cómo amasar una masa de pan’.

– En el momento en que tengas una masa suave y ligeramente brillante, que no se pegue en las manos estará lista. Forma una bola con ella y déjala reposar en el bol tapada con un film transparente o un gorro de baño (que es muy práctico para cuando haces pan casero).

Deja la masa fermentar en un sitio cálido (a nosotros nos gusta dejarla metida dentro del microondas, con éste apagado) durante unas 2 horas o hasta que veas que la masa ha aumentado su volumen llegando casi hasta doblar su tamaño. Verás que al tacto es como un colchón de plumas.

– Pasado ese tiempo, saca del bol y divide la masa en 16 porciones de unos 60 gramos cada una.

Forma con cada pieza un pequeño panecillo (puede ser en forma de bola o bien como una pequeña barrita) y colócalos en la bandeja del horno sobre un papel apto para hornear, separados entre sí.

Pan de leche - levado


Pincélalos con leche y déjalos reposar durante 20 ó 30 minutos. En este tiempo también verás que tus panecillos se hinchan ligeramente.

– Precalienta el horno a 180 grados.

– Hornea los panecillos durante 10 ó 12 minutos a 180 grados o hasta que veas que comienzan a dorarse por la superficie.

– Una vez listos, sácalos del horno y deja que se enfríen por completo sobre una rejilla.

Pan de leche - textura


– Los que no vayas a consumir en el momento, puedes congelarlos en cuanto se enfríen. Luego solo tienes que sacarlos, dejarlos descongelar durante 1 hora aproximadamente o darles un golpe de microondas (en el programa de descongelar) durante 15 ó 20 segundos.
– Después pásalos por el tostador, rellénalos de mantequilla y mermelada o de un poco de Nutella y… solo te queda disfrutar de estos deliciosos panes de leche.

Autor: Chipirón

Más recetas de panes que tienes que probar:

También puede interesarte ...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.