Bizcocho de mandarina húmedo y facilísimo

Array
5/5 (1 Review)
Bizcocho de mandarina húmedo. Receta fácil
Bizcocho de mandarina húmedo. Receta fácil.

El bizcocho de mandarina húmedo que te proponemos es acierto seguro. Un dulce especiado, con un toque cítrico y muy sabroso.

Ingredientes del bizcocho de mandarina húmedo:

* Para un molde de cake de 25×10 cm.

  • 3 huevos.
  • 135 gr de mantequilla.
  • 135 gr de queso mascarpone.
  • 225 gr de azúcar.
  • La ralladura y el zumo de 2 mandarinas pequeñas (unos 60 ml de zumo).
  • 100 gr de harina.
  • 90 gr de almendra molida o harina de almendra.
  • 6 gr de levadura química o polvos de hornear (1 cucharadita).
  • 1/2 cucharadita de 5 especias chinas (si no tienes, le puedes poner canela).
  • 1 pizca de sal.

Para el glaseado:

  • 125 gr de azúcar glas.
  • 3 cucharadas operas de zumo de mandarina o de leche.
  • Un poco de ralladura de mandarina para la superficie.

Preparación del bizcocho de mandarina húmedo:

– Un rato antes de empezar a preparar el bizcocho saca la mantequilla de la nevera, córtala en daditos y deja que se ablande a temperatura ambiente. Tiene que estar en pomada o lo que es lo mismo, con consistencia de crema.

– Precalienta el horno a 180 ºC, calor arriba y abajo.

– Una vez lista, pon la mantequilla en un bol amplio junto con el azúcar y la ralladura de mandarina y bate todo bien con unas varillas hasta que obtengas una mezcla cremosa.

– A continuación, echa el queso a cucharadas mientras sigues batiendo e integrándolo con la masa.

– Después ve añadiendo los huevos uno a uno, mientras bates. No pongas un nuevo huevo, hasta que el que esté en el bol esté perfectamente integrado. No te preocupes si ves que en este punto la masa parece cortada, en el momento en que eches los ingredientes sólidos recuperará su textura.

– En otro bol mezcla la harina de trigo, la almendra molida, la levadura, la sal y las especias.

Ve echando estos ingredientes a cucharadas a la masa mientras bates a velocidad baja o los integras con una cuchara de madera o una espátula con movimientos envolventes. Debes obtener una masa homogénea y sin grumos.

– Ahora engrasa un molde de cake grande con mantequilla, es importante que impregnes bien todas las paredes. Después espolvorea una fina capa de harina sobre la mantequilla con ayuda de un colador. De esta forma desmoldarás el bizcocho sin problemas.

Hornea el bizcocho a 180 ºC, calor arriba y abajo, durante 50 o 60 minutos o hasta que veas que al pincharlo con una brocheta, esta sale seca. Si ves que se dora en exceso durante la cocción, tápalo con papel de aluminio.

– Una vez listo, sácalo del horno y colócalo sobre una rejilla. Transcurridos 10 minutos, cuando se haya templado, pínchalo por la superficie con la brocheta y riégalo con el zumo de dos mandarinas (unos 60 ml, aproximadamente).  Déjalo enfriar en el molde para absorba bien el líquido.

– Después, desmóldalo con mucho cuidado. Es un bizcocho muy tierno así que tienes que hacer este paso delicadamente para que no se rompa.

Cómo glasear y presentar el bizcocho fácil de mandarina:

Prepara el glaseado mezclando el azúcar glas con la leche o el zumo de mandarina (si quieres quede muy blanco, usa leche y si quieres que quede con un saborcito cítrico, mandarina. También puedes poner mitad y mitad). Debe quedar una crema espesa sin grumos.

Coloca el bizcocho sobre una rejilla, pon un plato debajo y vierte el glaseado por la superficie del mismo. Es denso pero tiene que caer por los laterales.

 – Espolvorea un poco de ralladura de mandarina sobre el glaseado y deja que se solidifique.

– Transcurrido ese tiempo, ya puedes disfrutar de este delicioso bizcocho de mandarina húmedo.

Bizcocho de mandarina húmedo. Corte
Bizcocho de mandarina húmedo. Corte.

Más información sobre la receta

Esta receta de bizcocho de mandarina es muy sencillo y está muy bueno. Queda con una textura húmeda porque, una vez hecho, se moja en zumo de mandarina que, además, le aporta un toque cítrico de lo más interesante.

Como verás en los ingredientes lleva media cucharadita de 5 especias chinas, que no es otra cosa que una mezcla de especias que puedes encontrar en multitud de supermercados o hacer en casa y que lleva pimienta de Sichuan, anís estrellado, clavo, hinojo y canela. Otra opción es sustituirla por canela, aunque esta mezcla le da un punto de sabor de lo más interesante al bizcocho.

Si a ti también te gustan los bizcochos elaborados con cítricos, tienes que probar el bizcocho de mandarina fácil, que lo tienes listo en nada y menos y queda delicioso; el bizcocho de limón y semillas de amapola es una gran opción para los amantes de estos sabores y el bizcocho de queso y limón es otro de esos básicos que no fallan.

Por su parte el brownie de limón es facilísimo y un dulce adictivo; el bizcocho de limón esponjoso lo preparas en un suspiro y está para empezar y no parar y el pastel de limón es ideal para triunfar en cualquier celebración.

El bizcocho de avena, zanahoria y naranja es original y está lleno de sabor; el bundt cake de arándanos y naranja es un espectáculo con todas las letras; con la coca de naranja casera tienes un bizcocho clásico y delicioso y con el bizcocho de naranja y mantequilla jugoso te marcas un dulce infalible.

Consejos sobre el bizcocho de mandarina fácil:

Este bizcocho lo tienes listo en muy poco tiempo y queda delicioso, con un sabor cítrico que combina muy bien con el toque de las especias.

Tal y como te hemos comentado al principio, si no tienes la mezcla de cinco especias y no la quieres hacer en casa, puedes sustituir la media cucharadita por canela o directamente no poner nada.

El secreto que para que quede húmero y jugoso es mojarlo con el zumo de mandarina cuando está templado aún dentro del molde y luego dejarlo enfriar para poder desmoldarlo sin que se rompa. Una opción para facilitar esta tarea es forrar el molde con papel de horno, así después podrás sacarlo muy fácilmente prácticamente sin manipularlo.

Para mojar el bizcocho te proponemos la opción más sencilla, que consiste en pincharlo con una brocheta y regarlo con el zumo de mandarina, otra opción es usar una jeringuilla con aguja e inyectar el zumo.

Para presentarlo nos gustar servirlo con un glaseado denso que solemos hacer con la cantidad de azúcar indicada y dos cucharadas de leche y una zumo de mandarina, aunque se puede preparar solo con leche o solo con zumo, en función de tus gustos. Otra opción es sustituir el glaseado por una capita de azúcar glas que puedes espolvorear con ayuda de un colador y también queda fantástico.

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.