Albóndigas de carne con salsa de setas

5/5 (1 Review)

Descubre cómo preparar unas deliciosas albóndigas de carne con salsa de setas. Un plato sencillo y diferente que te encantará. ¡No te pierdas la receta!

Albóndigas de carne con salsa de setas

Las albóndigas son una preparación de lo más versátil, ya que se pueden combinar con prácticamente cualquier salsa, lo que permite tomar un plato diferente cada día. A nosotros nos gusta hacer en cantidad y congelarlas en raciones para ir tomándolas poco a poco.

En este caso hemos apostado por una salsa de setas y cebolla sencillísima, que está de vicio. Si quieres hacer más cantidad de salsa de la que te indicamos y guardarla congelada para tomar con una pasta o para dar un toque especial a unas patatas panadera con huevo, también puedes hacerlo sin problema.

Si a ti también te encantan las recetas con albóndigas, tienes que animarte a preparar las albóndigas con salsa de cebolla, un clásico que no falla; las albóndigas con salsa de calabaza son perfectas para disfrutar de esta verdura tan típica del otoño y el invierno; con las albóndigas de sepia tienes  un plato de pescado muy sabroso; y con las albóndigas de verdura te marcas un aperitivo muy original. Otra opción para un picoteo es el falafel o albóndigas de garbanzos, que las preparas con una salsa de yogur y triunfas. Vamos a por la receta de las albóndigas en salsa de setas.

Ingredientes de las albóndigas de carne con salsa de setas para 24 unidades (4 personas):

  • 600 gr de carne picada de ternera.
  • 75 gr de miga de pan.
  • 200 ml de leche.
  • 2 dientes de ajo (o 1/2 cucharadita de ajo en polvo).
  • 1 huevo.
  • Harina para enharinar las albóndigas.
  • 125 gr de setas shiitake.
  • 125 gr de champiñones portobello.
  • 1 cebolla mediana.
  • 50 gr de panceta ibérica o bacon.
  • 50 ml de vino blanco.
  • 300 ml de caldo de pollo o de agua.
  • 200 ml de leche o nata para aligerar la salsa.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Aceite de oliva.

Preparación de albóndigas de carne con salsa de setas:

Pon la leche en un bol y añade la miga de pan. Deja que se empape muy bien y absorba buena parte del líquido.

Echa la carne picada en un bol amplio y salpimiéntala muy bien.

Casca el huevo encima de la carne.

– Pela los dientes de ajo (si los vas a usar), córtalos por la mitad, retira y elimina el germen central y pícalos muy pequeños. Añade el ajo picado (o el ajo en polvo) al bol con la carne.

– Saca la miga de pan de la leche, escúrrela ligeramente y échala, desmigada, con el resto de ingredientes.

Mezcla todo muy bien con las manos o con una cuchara de madera hasta obtener una masa que se pegue.

Forma las albóndigas haciendo bolas de unos 25 gr de peso, aproximadamente.

Formando las albóndigas

Pon a calentar una cazuela con abundante aceite de oliva.

Reboza las albóndigas pasándolas por harina.

– Cuando el aceite esté caliente, pero sin llegar a humear, fríelas hasta que queden doradas por todas partes.

– Una vez listas, sácalas a un plato con papel absorbente y resérvalas mientras preparas la salsa.

– Para hacer la salsa, pela y pica la cebolla en juliana, es decir en tiras finas.

– Pon a calentar una cazuela amplia, donde quepan las albóndigas sin amontonarse, con un chorrito de aceite de oliva.

– Cuando el aceite esté caliente, baja el fuego, añade la cebolla y póchala. Es decir, cocínala a fuego lento hasta que esté tierna y transparente. Este proceso te llevará unos 15 minutos, aproximadamente.

– Mientras tanto, limpia las setas y los champiñones con un paño húmedo y córtalos en cuartos o en octavos (en función de su tamaño).

– En el momento en que la cebolla esté lista, añade las setas y los champiñones y cocina todo junto hasta que estén bien tiernas.

Riega las verduras con el vino, sube el fuego y cocina hasta que prácticamente se haya evaporado por completo.

– A continuación, añade el caldo de pollo y deja que reduzca hasta la mitad.

– Transcurrido ese tiempo, coge dos o tres cucharadas de setas y resérvalas para el emplatado.

Pasa el resto de ingredientes al vaso de la batidora y tritúralos hasta conseguir una salsa espesa, sin grumos.

Devuelve la salsa en la cazuela y aligérala con nata o leche hasta que quede a tu gusto de consistencia. Nosotros hemos puesto en los ingredientes unos 200 ml pero puedes utilizar la cantidad que consideres necesarias.

Reparte las albóndigas en la salsa y pon a calentar la cazuela de nuevo a fuego medio. Cocina las albóndigas con la salsa durante unos 5 minutos para que se impregnen del sabor de las setas.

Corta el bacon o la panceta en taquitos y saltéalos en una sartén aparte hasta que estén ligeramente crujientes.

– En el momento de servir las albóndigas con salsa de setas, añade las setas y champiñones que has dejado sin triturar y la panceta o bacon que acabas de cocinar.

Sirve estas albóndigas de carne con salsa de setas bien calientes y prepárate para disfrutar de un plato delicioso.

Más recetas con carne picada que no te puedes perder:

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.