Cómo pelar avellanas sin esfuerzo

Te enseñamos cómo pelar avellanas sin esfuerzo. Un truco que resulta muy útil para los amantes de este fruto seco. ¡Fácil y rápido!

Cómo pelar avellanas

Hay una diferencia abismal entre el precio y la calidad de las avellanas ya peladas y las que compras a granel con su cáscara y sin pelar. Pero claro, ¿cómo hago para quitarles la piel que está adherida a la avellana? Te enseñamos cómo pelar avellanas paso a paso, con todos los trucos para hacerlo sin esfuerzo.

Este fruto seco, además de ser muy saludable, es ideal para usar como ingrediente principal de infinidad de dulces. Cuando llegan las navidades, los polvorones que se preparan con avellanas tostadas son un auténtico capricho.

Desde hace ya mucho tiempo nos gusta comprar las avellanas a granel y luego pelarlas y tostarlas en casa, ahorras un dinero y tienes unas avellanas con mucho más sabor. Hacerlo no tiene ningún secreto y no se tarda prácticamente nada en tenerlas listas, lo más laborioso es cascarlas, el resto se hace prácticamente solo.

Te contamos dos formas de pelar las avellanas en casa sin que te suponga ningún esfuerzo. En ambos casos mientras las tuestas perderán la piel y quedarán ya listas para guardar y disfrutar de este delicioso fruto seco.

Cómo pelar avellanas paso a paso:

– Lo primero que hay que hacer es quitar la cáscara dura que recubre el fruto seco. Para ello solo tienes que colocar la avellana en una tabla de cocina y darle un golpe seco con un objeto pesado para romper la cáscara. Nosotros utilizamos un mortero de piedra para golpear la avellana y sale fácilmente. Aunque, eso sí, es un procedimiento un poco ruidoso porque hay que dar un golpe seco y al romperse suena.

– Cuando tengas las avellanas peladas, tenemos dos métodos para tostarlas y quitarles la piel:

1. Utilizando el horno: pon a calentar el horno a 160 ºC, calor arriba y abajo. Echa las avellanas en una bandeja de forma que queden lo más extendidas posibles. Hornéalas durante 15 o 20 minutos. Ve moviéndolas de vez en cuando para que se tuesten homogéneamente.

2. En la sartén: coloca las avellanas en una sartén grande lo más extendidas posible. Pon a calentar la sartén a fuego medio y ve moviéndola para que las avellanas se vayan tostando poco a poco sin quemarse. Es fundamental tener cuidado de que no se tuesten en exceso, para que no amarguen.

En ambos casos verás que durante el proceso de tostado las avellanas van perdiendo la piel ellas solas.

Una vez tostadas, en cuanto puedas manipularlas, ve frotándolas con las manos para quitar cualquier resto de piel que haya quedado. Verás que en muy poco tiempo tienes tus avellanas peladas y tostadas. Fácil, ¿verdad? Pues te aseguramos que están infinitamente más buenas que las que ya venden peladas.

Después solo tienes que guardarlas en un bote hermético para tomarlas tal cual (son una delicia) o para usarlas como ingrediente principal de tus dulces. De verdad que merece la pena hacer este proceso en casa.

Algunas recetas dulces y saladas con avellanas que no te puedes perder:

1 comentario en «Cómo pelar avellanas sin esfuerzo»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.