Suspiros de almendra

5/5 (3 Reviews)

Con los suspiros de almendra tienes un delicioso postre tradicional elaborado a a base de merengue y almendras laminadas que es ideal para acompañar el café.

suspiros de almendra

Los suspiros de almendra son un postre tradicional elaborado a base de merengue francés y almendra que se presenta en moldes de minimagdalenas o de trufa. Son perfectos para tomar a la hora del café y suelen gustar a todo el mundo. Este dulce se toma habitualmente en Navidad, aunque nos parece ideal para cualquier época del año.

Hacer suspiros es tan sencillo como hacer un merengue consistente, mezclarlo con almendra laminada y hornearlo despacio para que se seque sin romperse. Por lo tanto solo necesitas una batidora potente con varilla o un robot de cocina, para que haga el trabajo duro de montar las claras de huevo. Después solo tienes que laminar las almendras, mezclarlas con el merengue y al horno. A nosotros nos gusta presentar los suspiros de almendra en cápsulas de trufa, a modo de pequeñas magdalenas. Y te aseguramos que están para empezar y no parar.

Si a ti también te encantan los postres elaborados a base de almendras, tienes que preparar las galletas de almendra con mermelada de fresa, que son sencillísimas y están de lujo; la tarta de Santiago casera es un clásico de la repostería que no falla nunca; las marquesitas de almendra son otra gran opción para acompañar el café de la tarde; los almendrados caseros son unas pastas estilo rústico que te encantarán; las marquesitas de zanahoria son originales y están de vicio y los cantucci o galletas italianas de almendra también son facilísimos y perfectos para la sobremesa. Vamos a por la receta de los suspiros de almendra.

Ingredientes de los suspiros de almendra para 15 piezas:

  • 2 claras de huevo.
  • 100 gr de almendras crudas.
  • 100 gr de azúcar.
  • 1/2 cucharadita de sal.

Preparación de los suspiros de almendra:

– Precalienta el horno a 100 ºC, calor arriba y abajo.

Trocea las almendras en taquitos pequeños y tuéstalas en una sartén sin nada de aceite. Debes tener cuidado de que no se quemen.

– Cuando estén tostadas, retíralas y déjalas enfriar por completo.

– Echa las claras en un bol y bátelas con unas varillas hasta que empiecen a espumar. Una batidora de varillas o un robot de cocina agilizan mucho el trabajo.

– Cuando las claras comiencen a espumar, añade la sal y continúa montándolas.

– En el momento en que las claras vayan cogiendo cuerpo (cuando estén a medio montar, más o menos) ve añadiendo el azúcar cucharada a cucharada mientras sigues batiendo.

– El merengue poco a poco se irá poniendo más duro. Estará listo cuando esté bien firme y al levantar la varilla haga picos. Tardarás entre 10 y 12 minutos.

– En el momento en que el merengue esté montado, incorpora la almendra tostada y laminada y ve integrándola con ayuda de una espátula y movimientos envolventes. Es importante no batir en este punto para que el merengue no se baje.

– Coloca la masa en una manga pastelera y rellena los moldes de trufa.

– Hornea los suspiros a 100 ºC, con calor arriba y abajo, durante 80 minutos. Pasado ese tiempo, apaga el horno y deja los merengues en el horno hasta que se enfríe por completo. Así se secarán perfectamente.

– Después solo te queda disfrutar de estos deliciosos suspiros de almendra.

Más recetas de dulces perfectos para acompañar el café:

5/5 (3 Reviews)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros contenidos interesantes