Técnicas

Cómo cortar unas alitas de pollo perfectas

¿Quieres saber cómo preparar unas alitas de pollo perfectas? Si quieres que tengan un aspecto excepcional, no te pierdas este paso a paso para cortarlas como si fueses un profesional.

alitas de pollo especiadas

Muchas veces compramos alitas de pollo que vienen en una pieza: el muslo unido a la parte del ala. Y nos resulta complicado limpiarlas y cortarlas en casa.

En realidad es una tarea muy sencilla, lo único que necesitas es un buen cuchillo y un poco de paciencia. Sigue los pasos que te damos y tus alitas de pollo quedarán como si acabasen de salir de una cocina profesional.

Paso a paso para conseguir unas alitas de pollo perfectas

1. Revisar que no queden restos de plumas

Lo primero que debes hacer es revisar todas las alitas y comprobar que no se ha quedado ninguna pluma. Si hubiese alguna, elimínala con ayuda de unas pinzas. Es fundamental que queden lo más limpias posible.

2. Separar muslo, ala y punta

Después debes separar el muslo de la parte del ala y a esta última parte hay que quitar la punta.

Si te fijas verás que tanto entre la parte del muslo y del ala como entre la punta y el ala hay cartílagos, es decir, son dos partes móviles. Es por ahí por donde debes realizar las incisiones. En la siguiente foto, hemos marcado con líneas negras las zonas por las que debes cortar.

Cómo cortar alitas de pollo perfectas - Cortes

Haz este proceso cuidadosamente, cortando los tendones y separando cada una de las piezas. Debes hacerlo poco a poco y evitando cortar el hueso, para que no se astille.

Cuando tengas las tres piezas separadas, puedes guardar las puntas para usar para un caldo de pollo.

cómo cortar alitas de pollo perfectas - partidas

Puedes dejar la parte del ala tal cual, pero si quieres facilitar el trabajo a tus comensales, puedes empujar la carne de la zona que pegaba con la punta con ayuda de un cuchillo, de manera que liberes parte del hueso. Así será mucho más sencillo cogerlas con la mano.

3. Hacer ‘chupa- chups’ con los muslos

Para que los muslos queden como si fuesen unos chupa- chups  y que tus comensales puedan cogerlos con la mano debes hacer lo siguiente:

Haz un corte en la parte por donde sujetas el muslo, justo debajo del cartílago, hasta llegar al hueso. De forma que separes la carne de la parte de cartílago. Retira el cartílago y esta parte de piel y deséchalos.

Con ayuda de un cuchillo afilado, ve desplazando la carne hacia la parte de abajo del muslo, de manera que vayas liberando el hueso, que se irá quedando a la vista.

cómo cortar alitas de pollo perfectas - limpiando el muslo

Una vez en este punto puedes dejarlo tal cual, de manera que quedarán unos chupa- chups con la piel del pollo por la parte exterior (como los hemos dejado nosotros) o puedes seguir empujando la carne hasta que puedas darle la vuelta sin que se separe por completo del hueso. En este último caso, la piel quedará por dentro.

cómo cortar alitas de pollo perfectas - final

En multitud de restaurantes puedes encontrar los muslos de alitas de cualquiera de las dos formas. A nosotros nos gusta más dejar la piel por fuera, ya que al freírla queda muy crujiente. Una vez fritos, los muslos quedarán como en la primera foto de este artículo.

Y una vez tengas tus alitas de pollo perfectas, solo te queda prepararlas con cualquiera de las recetas que te proponemos:

Autor: Cigalita

 

También puede interesarte ...

Sin comentarios

Deja una respuesta