Pulsa para ver el "Especial recetas para Navidad"

Cómo hacer caramelo líquido

5/5 (1 Review)

Preparar caramelo líquido en casa no tiene ningún secreto, es tan sencillo como dejar que un poco de azúcar se caramelice y luego añadir agua para que quede con la textura que quieras.

Cómo preparar caramelo líquido en casa

Muchos postres incluyen caramelo líquido entre sus ingredientes. A veces, tendemos a comprarlo ya preparado para ahorrar tiempo en la cocina, pero lo cierto es que el sabor no tiene nada que ver.

Unas tortitas con nata y caramelo líquido casero estarán infinito más ricas que si recurrimos al bote de caramelo comercial. Además, este ingrediente también es imprescindible para hacer flanes, pan de calatrava y algunas tartas de queso.

El único secreto que tiene es controlar muy bien cómo carameliza el azúcar para que no se tueste en exceso y no aporte un desagradable sabor amargo y luego tener mucho cuidado con las salpicaduras ya que al añadir el agua te puedes quemar y las quemaduras de caramelo son bastante serias. El resto del proceso, como verás, no tiene mayor complicación y el resultado no tiene nada que ver con ninguna versión comercial. Este caramelo dura en perfecto estado muchísimo tiempo, así que lo puedes tener en la nevera guardado para usar en cualquier preparación.

Ingredientes del caramelo líquido:

  • 8 cucharadas de azúcar.
  • 1/2 vaso de agua (150 ml aproximadamente).

Preparación del caramelo líquido casero:

– Pon a calentar una sartén con el azúcar y unas gotas de agua a fuego medio. Deja que se vaya caramelizando. En este punto es importante no meter la cuchara y dejar que se vaya haciendo poco a poco él solo. Puedes girar la sartén o el cazo con movimientos envolventes para que todo el azúcar vaya entrando en contacto con el calor.

Cuando el azúcar se haya convertido en un jarabe de color marrón claro tendrás el caramelo preparado. Esta variedad se puede utilizar en flanes y pudines que vayas a meter al horno porque en cuanto caramelices un molde se quedará completamente sólido.

– Si quieres que el caramelo se quede líquido, incluso después de meterlo en la nevera, añade a la sartén medio vaso de agua del tiempo, unos 150 ml, aproximadamente. Ten cuidado de que no salte, ya que las quemaduras pueden ser importantes.

– En este momento, todo el caramelo solidificará y poco a poco se irá disolviendo en el agua y volverá a hacerse líquido. Remuévelo con cuidado para que no se queme.

– Cuando consigas que el caramelo tenga una textura gelatinosa de color dorado, estará listo.

– Puedes guardar el caramelo líquido en el frigorífico e ir utilizándolo para tus postres. Aguanta en perfecto estado varias semanas sin ningún problema.

Consejos sobre el caramelo líquido que debes tener en cuenta:

– El color del caramelo puede variar de tonalidad e ir haciéndose cada vez más oscuro, hasta alcanzar un tono “moreno”, pero nunca debe estar negro. Si el caramelo ennegrece, esto quiere decir que se ha quemado y tendrá un sabor muy amargo. En función del grado de tostado del mismo tendrá un sabor más pronunciado u otro.

– Y un truco: si en vez de caramelo líquido quieres preparar salsa de toffee (o crema de caramelo) solo tienes que sustituir el agua por nata para cocinar. El procedimiento es exactamente el mismo solo que en vez de usar agua se usa nata. ¡Es una salsa dulce que va fenomenal con muchos postres a base de queso!

Recetas en las que puedes usar el caramelo líquido:

5/5 (1 Review)

6 comentarios en «Cómo hacer caramelo líquido»

  1. Me parece una idea estupenda hacer caramelo líquido casero. Yo siempre hago mi propio caramelo para los flanes pero cuando tengo que crear uno que sea líquido siempre (que no se haga sólido al enfriarlo) recurro al comprado y mis postres pierden sabor.

    ¡Probaré esta receta!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros contenidos interesantes