Rabo de toro guisado al vino tinto

Te proponemos una receta deliciosa de rabo de toro guisado al vino tinto. Un plato fácil que triunfa entre los amantes de los platos de cuchara.

Rabo guisado al vino

El rabo (generalmente el que encontramos en el mercado es de ternera o de añojo) es una carne que tiene mucha gelatina y que es perfecta para guisar. Si está bien cocinada se consigue con ella una carne tiernísima y una salsa con cuerpo que es un pegalabios total, pura gelatina.

Aunque este tipo de guisos se pueden preparar usando la olla exprés y ahorrándote bastante tiempo de cocción, la realidad es que quedan mejor si se cocinan a fuego lento. En este caso lo hemos cocinado al horno, a temperatura baja durante varias horas. El resultado es una carne melosa, que se deshace cuando le acercas el tenedor y una salsa que después reducimos muchísimo y que necesitas acompañar de una barra de pan porque vas a mojar sin parar.

Como verás, está receta la hace prácticamente el horno, tú solo tienes que encargarte de sofreír las verduras y luego ya dejar que se cocinen todos los ingredientes lentamente. ¡El resultado te va a sorprender! Ah y una cosa más que es importante tener en cuenta: es mejor hacer este plato de un día para otro para que los sabores se asienten y el guiso esté todavía más rico.

Si a ti también te gustan este tipo de platos de cuchara, tienes que preparar el rabo de toro estofado, que también es muy fácil y está de vicio; el ossobuco a la milanesa es un clásico de la cocina italiana que gusta a todo el mundo; con las manitas de cerdo en salsa, de Robin Food tienes otra salsa llena de gelatina y un plato de diez; y si te apetece darle un toque diferente a estas carnes guisadas, los canelones de rabo al vino tinto te van a fascinar.

Si eres amante de las carrilleras (o carrillada), no te puedes perder la receta de carrilleras en su jugo de Berasategui, te vas a sorprender con lo fáciles que son y el resultado fantástico que se consigue;  las carrilleras al vino de Arguiñano son un clásico que no falla nunca y si te apetece cocinar esta misma carne con un toque más sofisticado, tienes que probar las carrilleras a la brasa de los hermanos Torres. Vamos a por la receta.

Otros contenidos interesantes

Ingredientes del rabo de toro guisado al vino tinto para 4 personas:

  • 1 kg de rabo de añojo (de ternera o de toro).
  • 1 cebolla grande.
  • 3 dientes de ajo enteros y con piel.
  • 1 tomate grande.
  • 1 cucharadita de pimentón dulce de La Vera.
  • 200 ml de vino tinto joven.
  • 2 cucharaditas de vinagre de Módena.
  • 1 ramita de tomillo.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Aceite de oliva.
  • 1 nuez de mantequilla (unos 10 gr) –opcional-.
  • 2 patatas medianas.

Preparación del rabo de toro guisado al vino tinto:

– Pon a calentar una cazuela amplia, donde quepa toda la carne sin amontonarse y que puedas meter al horno, con un chorro generoso de aceite de oliva. Nosotros este tipo de guisos solemos hacerlo en la cocotte y quedan espectaculares.

Salpimienta la carne al gusto por todas partes.

– Cuando el aceite esté caliente, añade las piezas de rabo y dóralas muy bien por todas partes a fuego vivo. Una vez listas, sácalas a un plato.

Pela y pica la cebolla en trozos medianos.

Dale un golpe a los dientes de ajo con el mango de un cuchillo. Déjalos con piel.

– Añade un pelín más de aceite de oliva (si lo ves necesario) e incorpora la cebolla y el ajo. Cocina a fuego medio estos ingredientes durante tres o cuatro minutos. En esta ocasión no vamos a preparar un sofrito de mucho rato, así que hay que hacerlo a fuego más elevado que para pochar las verduras, que lo hacemos siempre a fuego lento.

– A continuación, incorpora el tomate cortado en cuartos.

– Da una vuelta a todo junto durante un minuto y pon el pimentón. Mezcla bien y ten cuidado de que no se queme.

– En ese momento, riega las verduras con el vino tinto y vierte el vinagre de Módena. Sube el fuego y deja que reduzca el vino durante dos o tres minutos para que evapore el alcohol.

– Pon a calentar el horno a 120ºC, con calor arriba y abajo.

– Una vez reducido el vino, devuelve la carne a la cazuela y cúbrela de agua a ras. Es importante no pasarse de cantidad de agua.

Incorpora el tomillo, tapa la cazuela y déjala al fuego hasta que rompa a hervir.

– En ese momento, pásala al horno, tapada, y cocina el guiso a 120ºC, con calor arriba y abajo, durante 3,5 horas o hasta que pinches la carne y esté muy tierna.

– Una vez lista, saca la carne, con cuidado de no romperla, a una fuente y cuela la salsa. Deshecha las verduras cocidas.

– Pon a calentar a fuego vivo la salsa y deja que reduzca hasta que tenga consistencia espesa. Debe quedar aproximadamente a un tercio de su volumen.

– Una vez lista, coloca con cuidado la carne y deja que se caliente con la salsa. Saca la cazuela del fuego y si quieres que la salsa tenga más brillo y untuosidad, pon la nuez de mantequilla y fuera del fuego mueve la cazuela con movimientos circulares para que se deshaga.

– Para la guarnición, cuece las dos patatas medianas enteras y con piel en la olla exprés durante 5 minutos –contando a partir del momento en que empiece a soltar vapor- o hasta que estén semicocidas.

– Una vez listas, sácalas del agua, pélalas y córtalas en dados.

– Pon a calentar una sartén amplia con dos o tres cucharadas de aceite de oliva y fríelas a fuego vivo para que se terminen de cocinar en el interior y queden ligeramente crujientes en el exterior. Si quieres que tengan un toque especiado, puedes añadir una ramita de romero fresco mientras las fríes.

– Después, sácalas a un plato con papel absorbente para que eliminen el exceso de aceite y salpimiéntalas al gusto.

Sirve el rabo guisado al vino tinto acompañado de las patatas y prepárate para disfrutar de un plato de cuchara de 10.

Autor: Cigalita

Más recetas de guisos que tienes que probar:

4.5/5 (2 Reviews)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.