Helado de vainilla casero, fácil y sin heladera

4.7/5 (3 Reviews)

El helado de vainilla casero es muy fácil de hacer y está de vicio. No te pierdas esta deliciosa receta dulce.

Helado de vainilla casero

Los helados son los reyes del verano. En casa desde hace algún tiempo los preparamos siempre nosotros y no hay color. En este caso vamos con un básico: helado de vainilla casero.

El helado de vainilla casero que os proponemos es delicado y nada empalagoso. Como veréis es tan sencillo que apenas consiste en preparar una crema inglesa y luego dejar enfriar, así que no hay excusa para no prepararlo.

Nosotros no tenemos heladera y no nos parece un elemento básico para hacer helado, lo único es que hay que mantecarlo, es decir las tres primeras horas tras meterlo en el congelador hay que sacarlo y darle vueltas con una varilla. Pero no tiene dificultad ninguna.

Si te gustan los helados hechos en casa, tienes que animarte a preparar este sencillísimo helado de chocolate casero, que se hace con tres ingredientes y queda de lujo; los polos de chocolate también son facilísimos de preparar y una delicia; el helado de cerezas es otra alternativa diferente para disfrutar en verano; con el helado de chocolate blanco tienes otro de los sencillísimos y que son un vicio y los amantes de las galletas Oreo no van a poder resistirse al dulce helado de Oreo. Por su parte, el helado de vino tinto es muy original y sabroso y el helado de turrón fundamental para los previsores que tengan guardada una tableta de turrón blando de las últimas navidades. ¡Lo van a disfrutar! Vamos a por la receta del helado de vainilla casero.

Ingredientes para el helado de vainilla casero

  • 350 gr de leche.
  • 150 gr de azúcar.
  • 6 yemas de huevo.
  • 1 vaina de vainilla.
  • 150 gr de nata para montar (con más de un 35 % de materia grasa).

Preparación del helado de vainilla casero

Abre la vaina de vainilla por la mitad longitudinalmente y saca las semillas con ayuda de un cuchillo.

– Pon a calentar la leche junto con la nata, la vaina de vainilla abierta y las semillas de vainilla a fuego medio (no tiene que llegar a hervir).

– Mientras tanto, mezcla las yemas con el azúcar en un bol amplio. Si quieres que el helado quede con un bonito color amarillo, no batas la mezcla para que no blanquee, solo mezcla ambos ingredientes.

– Cuando los ingredientes que tienes al fuego estén a punto de hervir, retíralos. Quita la vaina de vainilla y échalos al bol donde has mezclado las yemas con el azúcar. Mezcla todo muy bien hasta que se integre todo a la perfección.

– Devuelve la mezcla al cazo y ponlo a calentar a fuego medio. Remueve constantemente y no dejes que llegue a hervir para que no se corte. Poco a poco irá espesando.

– Cuando tenga la consistencia de unas natillas, retira la crema del fuego, échala en un bol y déjala enfriar por completo.

– Después, remueve con unas varillas y lleva la mezcla al congelador.

– Transcurrida una hora, saca el bol del congelador y remueve bien la mezcla con unas varillas. Repite esta operación cada hora dos o tres veces más. Así tu helado no cristalizará y quedará muy cremoso.

– Después déjalo congelar por completo y disfruta de este delicioso helado de vainilla casero.

Más postres fríos que no te puedes perder:

4.7/5 (3 Reviews)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.