Salar carne: la mejor forma de obtener un sabor perfecto

La sal es uno de los ingredientes más importantes en la cocina, especialmente cuando se trata de resaltar el sabor de la carne.

salar carne

Salar la carne de forma adecuada puede marcar la diferencia entre una comida deliciosa y una insípida. Vamos a enumerar la mejor forma de salar la carne para obtener un sabor perfecto en cada bocado.

Sumergir las piezas grandes en agua con sal

Para piezas grandes como ternera, cerdo, cordero, pollo, pavos y conejos enteros, así como para piezas que se vayan a triturar y cocinar, como la carne picada, se recomienda sumergir la carne en agua con sal antes de cocinarla. Este método ayuda a que la sal penetre en la carne de manera uniforme y la sazone desde el interior.

Para hacerlo, diluye 8 gramos de sal por cada litro de agua y sumerge las piezas durante 10 minutos a una hora, dependiendo del tamaño. Una vez transcurrido el tiempo, retira la carne del agua salada y sécala con papel absorbente antes de cocinarla.

Cubrir las piezas de tamaño medio con una capa generosa de sal

Para piezas de tamaño medio, como piezas de vacuno que se van a cocinar en parrilla o a la plancha, se recomienda cubrir la superficie con una capa generosa de sal. Esto ayudará a formar una costra en la carne que le dará un sabor delicioso y una textura crujiente.

Para hacerlo, esparce una cantidad generosa de sal sobre la carne y presiona ligeramente para que se adhiera. Luego, coloca la carne en la parrilla o en la sartén caliente y cocina según las indicaciones de la receta. Una vez que la carne esté lista, retira la costra de sal que se ha formado antes de servir.

Salar las piezas pequeñas durante o después de cocinarlas

En el caso de piezas pequeñas, como filetes o chuletas, lo mejor es salar la carne durante o después de cocinarla. Esto se debe a que echar sal antes de tiempo puede hacer que la pieza pierda agua y se quede reseca.

Si decides salar la carne durante la cocción, espolvorea una pequeña cantidad de sal sobre la superficie de la carne mientras se cocina. Esto ayudará a realzar el sabor sin afectar la textura de la carne.

Si prefieres salar la carne después de cocinarla, espera a que esté lista y luego espolvorea sal al gusto. Esto te permitirá controlar la cantidad de sal que añades y evitar que la carne quede demasiado salada.

Utilizar el tipo de sal adecuado para cada preparación

El tipo de sal que utilices también puede influir en el sabor final de la carne. A continuación, te mostramos qué tipo de sal es más adecuado para cada preparación:

  • Sal fina: es ideal para ensaladas, adobos, chimichurris y cortes de carne finos. Su textura fina se disuelve fácilmente y se distribuye de manera uniforme.
  • Sal entrefina: es perfecta para asar carne, ya que los granos se disuelven a medida que se cuece la pieza. Esto ayuda a que la sal penetre en la carne y la sazone de manera uniforme.
  • Sal gruesa: es ideal para platos que van cubiertos con sal, como carnes a la parrilla. Su textura gruesa le da un toque crujiente a la carne y resalta su sabor.

Elige el tipo de sal que mejor se adapte a tu preparación y asegúrate de utilizarla en la cantidad adecuada.

Cantidad de sal recomendada por kilo de carne

La cantidad de sal que debes utilizar para sazonar la carne depende del peso de la pieza. A continuación, te mostramos la cantidad de sal recomendada por kilo de carne:

  • Para piezas grandes: entre 5 y 10 gramos de sal por cada kilo de carne.
  • Para piezas de tamaño medio: entre 10 y 15 gramos de sal por cada kilo de carne.
  • Para piezas pequeñas: entre 15 y 20 gramos de sal por cada kilo de carne.

Recuerda que estas cantidades son solo una guía y puedes ajustarlas según tu preferencia de sabor.

Forma de salar la carne según el tipo de cocción

La forma de salar la carne también puede variar según el tipo de cocción que vayas a utilizar. A continuación, te mostramos cómo salar la carne según el método de cocción:

  • Carne a la brasa: añade la sal sobre la parte ya sellada de la carne. Esto ayudará a que la sal se adhiera a la superficie y realce el sabor. Una vez que la carne esté lista, retira la sal sobrante antes de servir.
  • Carne asada a la parrilla: espolvorea la sal sobre la carne antes de ponerla a cocinar. Esto permitirá que la carne vaya absorbiendo la sal durante la cocción y se sazone de manera uniforme.
  • Carne a la plancha: espolvorea la sal después de cocinar la carne, justo antes de sacarla de la sartén. Salar un lado ya hecho y luego el otro para asegurarte de que la carne esté bien sazonada.

Sigue estas recomendaciones según el tipo de cocción que vayas a utilizar y disfruta de una carne perfectamente sazonada.

Resumen de la mejor forma de salar la carne

La mejor forma de salar la carne para obtener un sabor perfecto es:

  • Sumergir las piezas grandes en agua con sal antes de cocinarlas.
  • Cubrir las piezas de tamaño medio con una capa generosa de sal antes de cocinarlas y quitar la costra de sal una vez hecha la pieza.
  • Salar las piezas pequeñas durante o después de cocinarlas.
  • Utilizar el tipo de sal adecuado para cada preparación.
  • Añadir la cantidad de sal recomendada por kilo de carne.
  • Salar la carne según el tipo de cocción que vayas a utilizar.

Sigue estos consejos y lograrás resaltar el sabor de la carne de forma profesional en cada preparación. ¡Disfruta de una carne deliciosa y perfectamente sazonada en cada bocado!

1 comentario en «Salar carne: la mejor forma de obtener un sabor perfecto»

  1. ¡Sal semi-gruesa! Me parece un truco genial porque a mi me encanta la sal gruesa pero es cierto que cuando te estás comiendo el filete te la encuentras por ahí. Me encantan los consejos de cocina de canal cocina.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.