Tarta de cebolla caramelizada

Array
5/5 (4 Reviews)
Receta fácil de tarta de cebolla caramelizada

La tarta de cebolla caramelizada es muy fácil de hacer y una gran idea para servir como primer plato en una comida de fiesta.

Ingredientes de la tarta de cebolla caramelizada para 4 personas:

  • 1 plancha de masa quebrada.
  • 4 cebollas grandes.
  • 1 cucharada sopera de azúcar.
  • 100 ml de vino dulce tipo pedro ximénez.
  • Unos dados de queso feta o cabrales.
  • Queso rallado para los bordes de la tarta.
  • Aceite de oliva.

Preparación de la tarta de cebolla caramelizada:

Pon a calentar una cazuela amplia, donde quepa la cebolla, con un chorrito de aceite de oliva.

– Mientras el aceite toma temperatura, pela las cebollas y córtalas en juliana, es decir en tiras finas.

Echa la cebolla a la sartén, baja el fuego al mínimo (al 1 o al 2 en una placa de inducción), tápala y cocínala a fuego muy muy lento durante 2 o 3 horas o hasta que veas que está muy tierna.

– Transcurrido ese tiempo, añade el azúcar y riégala con el pedro ximénez, mezcla todo bien y vuelve a tapar la cazuela. Deja que la cebolla se cocine otro par de horas muy despacio o hasta que veas que está muy tierna y tiene un color marrón.

– Después, retira la tapa y cocina la cebolla a una temperatura algo más alta (en una placa de inducción de 1 a 9, al 3 o al 4) hasta que evapore prácticamente todo el líquido que le pueda quedar.

– Una vez lista, cuélala para que quede totalmente seca.

– Ahora precalienta el horno a 200 ºC, calor arriba y abajo.

Corta en dados el queso feta o el cabrales.

–  Extiende la masa quebrada dejando el papel en el que viene en la base.

Coloca la masa quebrada, con su papel, en un molde de 24 cm de diámetro. Puedes prescindir del molde, pero la tarta queda visualmente mejor si la horneas en el molde.

Distribuye la cebolla caramelizada por la superficie de la masa, dejando dos o tres dedos de masa por los bordes.

Tarta de cebolla caramelizada- Montando la tarta

Dobla los bordes sobre la cebolla para cerrar la tarta y haz unos pliegues en la superficie para que quede con aspecto profesional.

Tarta de cebolla caramelizada- Antes de ir al horno

Hornea la tarta de cebolla caramelizada a 200 ºC, calor arriba y abajo, durante 35 minutos o hasta que los bordes estén dorados.

– A continuación, pon un poco de queso rallado por los bordes de la tarta y hornéala en la parte más alta del horno durante 5 minutos más o hasta que el queso esté completamente fundido.

– Una vez lista, sácala del horno y distribuye unos dados del queso que hayas elegido por la superficie. A nosotros nos encanta el contraste del dulce de la cebolla con el queso azul, así que hemos utilizado cabrales.

Deja la tarta enfriar sobre una rejilla.

– Y ya puedes disfrutar de esta deliciosa tarta de cebolla caramelizada.

Tarta de cebolla caramelizada- Porción

¿Quieres más ideas de platos para comidas especiales? No te pierdas nuestra selección de recetas para Navidad.

Más información sobre la receta

Esta tarta de cebolla caramelizada es muy buena opción para preparar en una comida especial y lo mejor: es facilísima de hacer. Se usa la misma técnica que con la galette de cerezas, por lo que no existe el riesgo de que al forrar el molde la masa esta se baje y quede poco bonita. Como verás en la foto, los bordes se pliegan sobre sí mismos y se doblan ligeramente y el resultado es una tarta con un aspecto muy apetecible.

Puedes usar una masa quebrada comercial o hacerla en casa, ya que requiere únicamente unir los ingredientes y dejarla un rato en la nevera para que compacte (tienes el link de nuestra receta en la parte de ingredientes). La cebolla caramelizada necesitas varias horas para tenerla lista, pero puedes hacerla con antelación y guardarla en la nevera para tenerla preparada el día de montar la tarta.

Si a ti también te gustan este tipo de recetas para el aperitivo, no te puedes perder la quiche Lorraine o tarta salada de queso y bacon, que es una delicia con todas las letras; la quiche marinera, de atún y gambas es perfecta para los amantes del pescado; los pasteles salados de bacon y queso, en formato individual, son ideales para un picoteo; el hojaldre de champiñones y bacon es otra de esas tartas saladas que triunfan siempre; la trenza de hojaldre de jamón y queso es muy fácil y un primer plato muy sabroso y los hojaldres de carne picada otro aperitivo delicioso.

5/5 (4 Reviews)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.