Aceite de albahaca para aromatizar tus platos

5/5 (1 Review)

El aceite de albahaca es muy fácil de hacer y perfecto para dar un toque especial a diferentes platos de verduras o incluso para tus pizzas. ¡No te pierdas esta deliciosa receta!

Aceite de albahaca

La idea que te proponemos hoy es un aderezo perfecto para muchas recetas: ensaladas, carnes, pescados, pastas, pizzas… Un delicioso aceite de albahaca que te va a sorprender cuando lo pruebes y que le va a dar un toque muy especial a diferentes platos.

Este aceite de albahaca es muy sencillo de preparar y de lo más versátil que hay en la cocina. Solo tienes que guardarlo en un biberón de cocina o en un tarro y utilizarlo para dar un toque especial a diferentes platos. Funciona fenomenal en prácticamente cualquier ensalada, en las pizzas le puedes poner un poquito justo cuando acaben de salir del horno, también lo puedes usar para aderezar una pieza de pescado a la plancha y para cualquier plato al que le quieras añadir un extra de sabor.

Lo mejor es que hacerlo es tan fácil como escaldar las hojas de albahaca frescas (eso sí, es necesario tener albahaca fresca, aquí no vale usar la seca) para que no se oxiden y, por tanto, mantengan su color verde intenso con el paso de los días y luego triturarlas muy bien con aceite de oliva virgen extra hasta conseguir que el aceite quede muy verde y ligeramente emulsionado. Al final se consigue un aceite aromatizado que es muy interesante para tener guardado en la despensa y dar un toque diferente a tus platos. Vamos a por la receta de este aderezo que te va a sorprender.

Ingredientes del aceite de albahaca:

  • 100 gr de aceite de oliva.
  • 25 gr de hojas de albahaca fresca.

Preparación del aceite de albahaca:

Pon a calentar una olla con agua hasta que casi llegue al punto de ebullición. No dejes que rompa a hervir en ningún momento.

– Mientras tanto, prepara un bol con agua y mucho hielo.

– Cuando el agua de la olla esté listo, añade las hojas de albahaca y mantenlas en agua caliente (sin que hierva) durante unos segundos.

– A continuación, pasa inmediatamente la albahaca al agua con hielo para cortar la cocción. Al hacer este proceso de escaldado, las hojas quedarán de un color verde muy vivo.

– Después, añade las hojas de albahaca escurridas (con la mano) en el vaso de la batidora y empieza a triturarlas.

– Cuando las hojas de albahaca empiecen a estar trituradas, ve echando poco a poco el aceite en hilillo mientras bates para que la mezcla vaya integrándose y el aceite emulsionando ligeramente.

Tritura hasta que la albahaca quede totalmente integrada en el aceite y obtengas un aceite de un color verde brillante, como ves en la foto principal.

– Guarda el aceite de albahaca en un biberón de cocina a temperatura ambiente y úsalo para dar un toque especial a tus platos.

Más recetas con albahaca que no tienes que probar:

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.