Dulces y Postres

Rosquillas de San Blas. Dulce tradicional

¿Te apetece un dulce típico de estas fiestas? Las rosquillas de San Blas son una auténtica maravilla. ¡Te van a encantar!

Receta: Rosquillas de San Blas

Estas rosquillas son un dulce tradicional de la fiesta de San Blas, que se celebra el 3 de febrero. Unas rosquillas ligeras y con un toque de anís que le aporta un sabor muy especial a este dulce.

La receta es una adaptación de las que preparó Eva Arguiñano, solo que nosotros le hemos añadido un poco de bicarbonato para que queden algo más esponjosas. Se trata de unas rosquillas diferentes, que se hacen al horno y quedan muy ligeras. El glaseado les da el toque dulce que las hace irresistibles.

Si te gustan las recetas de rosquillas, tienes que probar nuestra deliciosas rosquillas de vino, que es la que lleva preparando mi madre toda la vida y siempre gusta; y si ya te vienes arriba no puede dejar de atreverte con los donuts caseros, que son infinitamente mejores que su versión industrial. ¡Palabrita! Vamos a por la receta.

Ingredientes de las rosquillas de San Blas (para 15 unidades):

  • 300 gr. de harina.
  • 4 huevos medianos.
  • 1 cucharada de anís.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato.
  • 70 ml. de aceite de oliva suave.
  • 1 cucharada de azúcar.

– Para bañar las rosquillas de San Blas:

  • 1 clara de huevo.
  • 100 gr. de azúcar glas.
  • Unas gotas de zumo de limón.
  • 1 chorrito de anís.

Preparación de las rosquillas de San Blas:

Bate los huevos con el azúcar hasta conseguir una mezcla con burbujas en la superficie.

– Ahora, incorpora el aceite de oliva poco a poco mientras vas mezclando con la varilla hasta que se integre.

A continuación añade el anís y mezcla bien.

– Después, incorpora poco a poco la harina y el bicarbonato mientras vas mezclando. Cuando no puedas utilizar las varillas, hazlo con la mano.

Amasa dentro del bol hasta que tengas una mezcla integrada, aunque estará todavía pegajosa.

Espolvorea un poco de harina en la encimera y comienza a amasar.

– Después de haberla trabajado, aunque la veas pegajosa, déjala reposar cinco minutos. Pasado ese tiempo añade un poco de harina sobre ella y en tus manos y verás tienes una masa mucho más manejable con la que podrás hacer una bola.

Precalienta el horno a 165 grados.

– Para formar las rosquillas, engrasa la encimera con un poco de aceite y haz lo mismo con tus manos.

Divide la bola en 15 porciones.

Estira cada porción haciendo un rulo largo que unirás por los extremos para hacer una rosquilla.

Coloca cada rosquilla en una bandeja de horno con papel de horno en la superficie. Es importante que las separes entre sí para no se peguen durante el horneado.

Hornea las rosquillas de San Blas a 165 grados durante 20 minutos (calor arriba y abajo).

– Cuando estén listas, sácalas del horno, colócalas en una rejilla y déjalas enfriar.

– Una vez frías, monta las claras a punto de nieve con unas gotas de zumo de limón. En el momento en que estén a la mitad, añade el anís y sigue batiendo.

Cuando estén montadas, añade poco a poco el azúcar glas y mezcla con movimientos envolventes hasta conseguir una mezcla completamente integrada.

Coloca las rosquillas sobre un papel de horno encima de la rejilla y cubre la superficie de cada rosquilla con el glaseado. Ayúdate de una cuchara para ello y no hagas una capa demasiado gruesa para que el glaseado se seque bien.

Déjalas secar en la rejilla en un lugar cálido.

– Una vez listas, disfruta de estas deliciosas rosquillas de San Blas con un buen vaso de leche.

Autor: Cigalita

Más recetas dulces que tienes que probar

También puede interesarte ...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.