Plum cake o bizcocho de Navidad con frutas confitadas

Te proponemos una receta perfecta para tus desayunos festivos: un plum cake o bizcocho de Navidad elaborado con frutas confitadas y pasas. ¡Te encantará!

Este bizcocho típico de la cocina británica es un clásico de las fiestas navideñas, momento en el que las frutas confitadas aparecen en las mesas y, en nuestro país, suelen estar presentes en la decoración de los roscones. Este dulce nos recuerda ligeramente a los bundt cakes por la cantidad de mantequilla que lleva y lo denso que queda en el interior, eso sí, es una auténtica delicia. Las pasas y los orejones remojados en ron le dan un toque espectacular. Merece la pena probarlo.

Si a ti también te gustan los bizcochos de masa densa, no te puedes perder el bundt cake de chocolate, un dulce irresistible y muy fácil de hacer; con el bizcocho esponjoso de cerezas tienes un dulce ideal para tus desayunos y meriendas; el bundt cake de arándanos y naranja es otro de esos dulces que no te puedes perder, ¡está espectacular!; y el bizcocho de naranja y mantequilla jugoso es facilísimo y otra gran alternativa para triunfar con un dulce casero. Vamos a por la receta.

Otros contenidos interesantes

Ingredientes del plum cake o bizcocho de Navidad con frutas confitadas:

* Para un molde de cake de 31×11 cm.

  • 250 gr de harina.
  • 10 gr de levadura química (2 cucharaditas).
  • 250 gr de mantequilla.
  • 4 huevos.
  • 250 gr de azúcar.
  • 125 gr de frutas confitadas.
  • 100 ml de ron.
  • 125 gr de pasas.
  • 125 gr de orejones.

Para la cobertura:

  • 250 gr de azúcar glas.
  • 100 ml leche.

Preparación del plum cake o bizcocho de Navidad con frutas confitadas:

– Dos o tres horas antes (o la noche anterior) de hacer el bizcocho, pon las pasas, los orejones en un bol y riégalos con el ron. Déjalos macerando para que se rehidraten.

– Cuando vayas a hacer el plum cake, precalienta el horno a 190 ºC, calor arriba y abajo.

– Comienza poniendo la mantequilla, que tendrás en pomada, es decir ablandada a temperatura ambiente como si fuese una crema, con el azúcar en un bol y bátelos hasta que obtengas una crema.

– A continuación, ve añadiendo los huevos uno a uno mientras sigues batiendo. No añadas un nuevo huevo hasta que el anterior esté completamente integrado en la masa. No te preocupes si ves que la masa parece cortada, cuando pongas la harina y la levadura volverá a tener buena textura.

– En otro bol echa la harina y la levadura y mezcla bien ambos ingredientes.

– Echa la mezcla de harina y levadura al bol donde tienes el resto de ingredientes a cucharadas y ve integrándola bien con una espátula con movimientos envolventes o bien con una varilla a velocidad baja.

– Ahora, escurre las pasas y los orejones y deshecha el ron donde han macerado.

Corta las frutas confitadas en cuadritos.

– Después, pon una cucharadita de harina en el recipiente donde tienes las pasas y otra en el que tienes las frutas confitadas y mezcla bien todo. Así al añadir tanto las pasas y los orejones como las frutas confitadas no se irán al suelo del bizcocho.

Añade las frutas confitadas, las pasas y los orejones a la masa del plum cake y mezcla con movimientos envolventes con una espátula o cuchara de madera.

– Engrasa un molde de cake de 31×11 cm con mantequilla y espolvorea, con ayuda de un colador, una fina capa de harina. Puedes ver en detalle cómo hacemos este procedimiento en el artículo “Cómo desmoldar bien un bizcocho”.

Vierte la masa del plum cake en el molde del bizcocho y nivélala dándole unos golpes suaves contra la encimera.

– Hornea el bizcocho a 190 ºC, con calor arriba y abajo, durante 60 minutos o hasta que veas que al pincharlo con una brocheta, esta sale seca. Si ves que durante la cocción se dora demasiado por arriba, puedes ponerle un papel de aluminio o de horno para que no se queme.

– Una vez listo, sácalo del horno y déjalo templar sobre una rejilla. Transcurridos entre 10 y 15 minutos, verás que el bizcocho está templado y que se ha retraído ligeramente de las paredes. En ese momento, desmóldalo y deja que se enfríe por completo sobre la rejilla.

– Cuando esté frío, mezcla los ingredientes de la cobertura, es decir el azúcar glas y la leche, con ayuda de una varilla. Puedes ajustar la consistencia poniendo más o menos cantidad de líquido.

– Coloca un plato o papel debajo de la rejilla y vierte la glasa sobre el bizcocho, ponla en el centro para que ella sola vaya cayendo por los laterales. Deja que se seque y solidifique.

– Y ya tienes un delicioso plum cake o bizcocho de Navidad con frutas confitadas listo para tus desayunos y meriendas.

Autor: Cigalita

Más recetas de bizcochos que no te puedes perder:

4.7/5 (3 Reviews)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.