Pulsa para ver el "Especial recetas para Navidad"

Merengue italiano paso a paso para decorar tartas

Te enseñamos a hacer merengue italiano paso a paso para decorar tus tartas favoritas. ¿Te animas con él?

El merengue italiano se diferencia del tradicional (el conocido como merengue francés) porque el azúcar se añade a las claras en forma de almíbar lo que hace que quede algo meno aireado pero sea más consistente que el anterior. Por eso este es el merengue que se emplea para decorar tartas que luego no se van a hornear ya que con el paso del tiempo se mantiene intacto, no pierde consistencia ni se baja.  Sin embargo si tu idea es hornearlo, lo mejor es optar por el merengue francés ya que el italiano queda demasiado duro tras un proceso de cocción.

Por lo demás, para prepararlo solo hay que hacer un almíbar que llegue a una temperatura concreta, por lo que es muy recomendable tener un termómetro de cocina y también si es posible hacerlo usando un robot de cocina para que mientras se van montando las claras puedas ir añadiendo poco a poco el almíbar, de lo contrario necesitas a alguien que te ayude a añadirlo porque no conviene dejar de batir.

Ingredientes del merengue italiano para un bol grande:

  • 3 claras de huevo (117 gr).
  • 175 gr de azúcar.
  • 58 gr de agua.
  • Unas gotas de vinagre o zumo de limón.

Preparación del merengue italiano:

Pon en un cazo el agua y el azúcar y sin moverlo ni disolverlo ponlo a calentar. Ve controlando la temperatura con el termómetro de cocina.

– Cuando llegue a unos 110ºC, pon las claras en el bol junto con unas gotas de vinagre o zumo de limón. Empieza a montar las claras a velocidad media – alta. Verás que en poco tiempo empiezan blancas y con volumen.

– En el momento en que el almíbar esté a una temperatura entre 115 y 117 ºC retíralo del fuego.

Vierte el almíbar caliente en hilillo, es decir muy poco a poco, por la pared del bol mientras el robot sigue batiendo.

No pares de batir hasta que la mezcla esté a temperatura ambiente y tengas un merengue con una buena consistencia.

– Y ya tienes listo tu merengue italiano para usar como decoración para tus tartas o para diferentes postres y dulces. Si no lo vas a usar en el momento, puedes guardarlo en un bol en la nevera.

Consejos para que el merengue italiano te quede perfecto:

Al igual que cuando vas a preparar cualquier otra variedad de merengue o vas a montar unas claras al punto de nieve, es fundamental que los utensilios que uses estén perfectamente limpios y que las claras de huevo no tengan ningún resto de yema. En caso contrario, no montarán de ninguna manera.

Al añadir unas gotas de un ingrediente ácido, como el zumo de limón o el vinagre, consigues que las claras se pongan muy blancas y ayudas a estabilizarlas.

Tal y como hemos apuntado al principio, un robot de cocina o una batidora con varillas te va a resultar muy útil para esta tarea. Si no puedes tener las manos libres mientras montas, es importante que otra persona vaya vertiendo el almíbar mientras bates.

También es útil utilizar un bol metálico para que al añadir el almíbar sobre las paredes del mismo este vaya perdiendo temperatura.

Por lo demás, verás que es una receta sencillísima que marcará un antes y un después en la decoración de tus tartas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros contenidos interesantes