Flat White, el café de moda que ha desbancado al capuchino

Array
5/5 (1 Review)
Flat White, el café de moda que ha desbancado al capuchino
Flat White, el café de moda que ha desbancado al capuchino.

El mundo del café es un universo apasionante y muy amplio. Hay infinidad de formas de preparar esta bebida y, por mucho que los expertos aseguren que la mejor manera de disfrutar de un buen café es tomándolo solo, no podemos negar que la leche es su mejor compañera. Y el Flat White es una de esas opciones tan deliciosas que hasta en Google le han dedicado un Doodle.

Doodle de Google del café Flat White
Doodle de Google del café Flat White.

Esta bebida combina la intensidad del espresso con la suavidad de la leche y se ha ganado un lugar especial en el corazón de los más cafeteros. Pero, ¿qué es exactamente el Flat White? ¿Cómo se prepara? ¿En qué se diferencia del clásico café con leche y del capuchino? Vamos a verlo en detalle.

¿Qué es el Flat White y cuál es su historia?

El Flat White nació en los años 80 y desde entonces ha conquistado paladares en todo el mundo. Todo apunta a que su origen está en Australia, aunque en Nueva Zelanda e Inglaterra también reivindican su creación.

Algunos dueños de cafeterías en Australia afirman ser los creadores del Flat White. En 1985, Alan Preston, propietario de Moors Espresso Bar en Sídney, añadió esta bebida a su menú permanente. Según él, la idea se originó en su Queensland natal, donde las cafeterías de los años 60 y 70 ya ofrecían “Café Blanco – flat” . Sin embargo, la evidencia documentada es escasa.

Sin embargo, algunas fuentes apuntan que este café nació en Nueva Zelanda, más concretamente en Wellington en 1989. Fraser McInnes, un barista desanimado, podría haber preparado un cappuchino con leche desnatada que se negaba a espumar. Con su típico optimismo neozelandés, McInnes bautizó al cappuchino fallido como “Flat White” y el término se quedó.

Y la tercera hipótesis, sostenida por el historiador del café Ian Bersten, sugiere que el Flat White probablemente se originó en Inglaterra en la década de 1950. Sin embargo, las primeras referencias a esta bebida aparecen en Australia en los años 80, por lo que esta hipótesis es la menos plausible.

Sea como fuere, esta forma de preparar el café ha llegado hasta nuestros días y te vamos a contar cuáles son sus peculiaridades.

Cómo se prepara este café

La clave para hacer un auténtico Flat White radica en la proporción precisa de café y leche. Estos son los secretos de esta bebida:

Hay que preparar un café doble exprés. La base del Flat White es el café y, a diferencia del capuchino y del clásico café con leche, aquí vamos a usar dos “shots” de café exprés. Lo que va a aportar intensidad a esta bebida. Eso equivale a unos 50 ml de esta bebida.

También usaremos 130 y 150 ml de leche. En este caso es clave espumar la leche, porque uno de los puntos básicos de este café es su fina capa de crema de leche. Esta suave espuma de leche se mezcla con el espresso para crear una textura sedosa.

Antes de espumar la leche hay que calentarla para que esté a unos 70 ºC. Una vez lista, hay que verterla sobre el café y debe quedar una capa de unos 5 mm de espuma en la parte superior.

¿En qué se diferencia del café con leche?

El Flat White se distingue del café con leche en los siguientes puntos clave:

  1. Proporción: mientras que el capuchino y el café con leche tienen partes iguales de café y leche, el Flat White tiene más café y menos leche. Esto resalta el sabor del espresso.
  2. Textura: la microespuma en la superficie de este café es más fina que la del capuchino. Es suave y sedosa al paladar.
  3. Tamaño: este café se sirve preferentemente en una taza mediana, de unos 200 ml, mientras que el capuchino y el café con leche suelen presentarse en tazas de mayor tamaño.

Preguntas frecuentes sobre el Flat White:

¿Tiene el Flat White un sabor más fuerte que el café con leche?

Sí, debido a la mayor proporción de café. Esto hace que este café tenga un sabor más intenso que el café con leche.

¿Cuántas calorías tiene este café?

Este café tiene alrededor de 120-150 calorías, dependiendo de la leche utilizada.

¿Es un café adecuado para personas con intolerancia a la lactosa?

En este caso se puede optar por leche sin lactosa o alternativas vegetales para disfrutar de un Flat White delicioso y que no produzca molestias intestinales.

Cafés especiales que tienes que probar:

5/5 (1 Review)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.