Pulsa para ver el "Especial recetas para Navidad"

La Clandestina de las Tendillas, en Toledo

Os hablamos del restaurante La Clandestina de las Tendillas, en Toledo. Un lugar para disfrutar de una buena cocina de mercado acompañada de vinos muy interesantes.

Foto: montaje realizado con fotos de @restauranteclandestina

La Clandestina de las Tendillas es un restaurante que está ubicado en pleno casco histórico de Toledo, un local donde la protagonista es la cocina de temporada, con una carta de vinos muy interesante y una relación calidad – precio muy competitiva.

En las ciudades muy turísticas y, más concretamente, en los centros históricos no siempre es fácil encontrar buenos sitios para comer. En Toledo está, entre otros, La Clandestina de las Tendillas.

Este restaurante cuenta con una carta atractiva, platos bien preparados y presentados, que puedes acompañar con vinos muy ricos y diferentes, porque allí saben lo que se hacen con el tema líquido. José Manuel Gallego, al frente de la cocina, y Óscar Riaguas, capitaneando la sala y la bodega, forman un buen tándem. Además, está situado en un edificio histórico de la ciudad, tiene un comedor muy agradable de ambiente informal y suele ser un acierto vayas con quien vayas a comer o cenar.

De lunes a viernes en la comida, junto con la carta, tienes la opción de tomar un menú degustación compuesto por aperitivo, entrante, carne, pescado y postre que cuesta 25 € e incluye pan, café y agua. Además, puedes maridarlo con cinco medias copas de vino por 10 € adicionales. Este menú cambia cada semana, suelen publicarlo en su web y en sus redes sociales, por lo que si tienes oportunidad de probarlo, merece mucho la pena.

Cada cierto tiempo también realizan catas a veces en formato vino y aperitivos y otras cenas maridadas, que también son muy interesantes.  En verano las hacen en el jardín y el plan no puede ser más apetecible.

¿Qué hemos probado en La Clandestina?

Es un sitio que nos gusta y al que vamos con relativa frecuencia. Han cambiado la carta hace no demasiado tiempo y de la que tienen ahora solo hemos probado las albóndigas de ciervo, tartufata y parmentier de zanahoria, que están deliciosas. También nos gusta mucho el canelón de morteruelo que nos parece un imprescindible.

Os vamos a enseñar algunos platos del menú degustación para que os hagáis una idea de cómo es su cocina.

Hemos tomado este menú dos días, uno de ellos empezamos con un buñuelo de bacalao y emulsión de kimchee que estaba muy muy sabroso y que nos maridaron con una manzanilla Maruja, el segundo día el entrante era un original macaron de mousse bacon que llegó con un fino de Equipo Navazos que nos encantó.

Macaron de mousse bacon

De los entrantes hemos probado un roll de salmón con mayonesa wasabi, que llegó maridado con Pazo Monterrey Godello y un taco de carcamusas y cítricos, que maridamos con un Telúrico Ancestral Rosado. De estos dos platos, el segundo nos pareció una forma diferente y muy sabrosa de tomar esta tapa tan clásica de Toledo. Ambos vinos nos gustaron mucho.

Roll de salmón con mayonesa wasabi

De pescado hemos probado un parmentier de langostinos, jugo de sus cabezas, huevas y cítricos, maridado con el vino Serendipia Chardonnay y una merluza asada en leña sobre guiso de hongos, que maridamos con un Socaire 24 meses en bota.

Parmentier de langostinos, jugo de sus cabezas, huevas y cítricos
Merluza asada en leña sobre guiso de hongos

En la parte de la carne, el primer día nos propusieron una presa ibérica, berenjena aliñada en su encurtido y mostaza maridada con Arrayán Premium 2011, este plato estaba espectacular, la presa, cocinada en su punto exacto de cocción, hace una muy buena pareja con la berenjena aliñada; el segundo día tomamos un magret de pato, fresas y balsámico que maridamos con Calambur de Recuero & Co elaborado con la uva Tinto Velasco.

Presa ibérica, berenjena aliñada en su encurtido y mostaza
Magret de pato, fresas y balsámico

Y en el apartado dulce, probamos una tarta de zanahoria y coulis de caqui, que maridamos con el espumoso Pares Balta Brut y un tiramisú con dulce de leche, que acompañamos con un Oporto LBV. Nieport. Tanto los vinos como los dulces nos gustaron.

Tarta de zanahoria y coulis de caqui
Tiramisú con  dulce de leche

En este restaurante también tienen buen café y buen pan, lo que, desde nuestro punto de vista, les hace sumar puntos. Personalmente no nos parece nada bien que después de una buena comida, acabes con mal sabor de boca porque el café sea imposible de beber.

¿Qué nos parece La Clandestina de las Tendillas?

Un lugar donde el comensal se encuentra con platos bien preparados, elaborados con ingredientes de la zona a los que le dan una pequeña vuelta de tuerca y que puedes acompañar de buenos vinos (tienes opciones bastante diferentes a lo que estamos acostumbrados a ver en la mayoría de cartas), en un agradable y acogedor comedor de ambiente informal, con un servicio muy atento.

Algunas de sus iniciativas, como su menú degustación maridado durante la semana o las catas que organizan, nos parecen muy buenas ideas para disfrutar de planes diferentes en mitad de la semana.

Es importante reservar con antelación, especialmente si quieres comer o cenar el fin de semana, ya que suelen tener el restaurante bastante lleno y si vas en época de buen tiempo, nuestra recomendación es que intentes conseguir una mesa en su jardín, que es de lo más agradable para una cena de primavera o verano.

Otros restaurantes de Toledo que no te puedes perder:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros contenidos interesantes