Dulces y Postres

Receta: Cómo hacer yogur casero

Receta: Cómo hacer yogur casero

Hacer yogur en casa es lo más sencillo que hay y tiene dos ventajas: ahorras dinero y comes un lácteo casero, que suele estar mucho mejor que los comerciales. Te contamos cómo hacerlo con y sin yogurtera.

En casa, cuando era pequeña, había una yogurtera y, cuando mi madre nos proponía hacer yogur, a mi hermana y a mi se nos iluminaban los ojos porque, entre otras cosas, a dos yogures les echaría un poco de cacao en polvo y comeríamos yogures de chocolate. ¡Una maravilla!

Con el tiempo se impusieron en casa los yogures de comerciales y la yogurtera se quedó relegada al olvido. Hace unos cuantos años, reapareció la vieja yogurtera en una caja y, animada por esos estupendos recuerdos familiares, decidí rescatarla y traérmela a mi casa. Ahí fue cuando empezamos a disfrutar los beneficios de preparar yogur casero.

Es muy fácil, se puede hacer con o sin yogurtera, y de verdad que el resultado es excelente. Conseguimos unos yogures caseros mucho más ricos que los comerciales, a los que podemos añadirles lo que queramos. Os contamos cómo hacer yogures caseros.

Ingredientes:

  • 1 litro de leche.
  • 2 cucharadas de yogur natural (o de fermentador comercial, que venden en herbolarios).

Preparación de los yogures caseros:

1. Con yogurtera:

Pon a calentar la leche a fuego medio hasta que vaya a empezar a hervir. No lo hagas a fuego fuerte y no dejes que llegue a hervir.
– Retira la cazuela del fuego y deja que la leche baje de temperatura hasta llegar a 40-42 grados. Ayúdate de un termómetro de cocina para saber la temperatura de la leche. Si no tienes hay un truco muy sencillo, estará a la temperatura adecuada cuando puedas mantener un dedo en la leche más de 20 segundos.
– Cuando la leche esté a la temperatura adecuada, echa las 2 cucharadas de yogur o de fermentador en un botecito de yogur y añade unas cucharadas de leche caliente. Mezcla bien ambos ingredientes.
– Ahora echa la mezcla poco a poco en la cazuela donde está toda la leche removiendo constantemente. Es importante que se mezcle todo bien.
– Después reparte esta mezcla en los tarritos de yogur y tápalos muy bien.
Mételos en la yogurtera y sigue sus instrucciones. En realidad no es más que un calentador que mantiene una temperatura constante para que los yogures fermenten. La nuestra solo necesita que cerremos la tapa y la enchufemos.

Receta: Cómo hacer yogur casero. En la yogurtera
– Los yogures tardarán entre 7 y 10 horas en estar listos, en función de la consistencia que quieras. Puedes optar por yogures más líquidos o más cuajados. Nosotros los dejamos durante toda la noche y quedan perfectos.
– Cuando estén listos, sácalos de la yogurtera, déjalos atemperar y después guárdalos en el frigorífico para que se enfríen por completo y terminen de cuajar. Espera al menos 2 horas antes de consumirlos.
– Los yogures caseros te duran dos semanas en la nevera en perfecto estado. Aunque en casa desaparecen antes de que pase la semana. ¡Nos encantan!

Receta: Cómo hacer yogur casero. En la yogurtera 2

2. Método tradicional, sin yogurtera:

Pon a calentar la leche a fuego medio-bajo hasta que vaya a empezar a hervir. No lo hagas a fuego fuerte y no dejes que llegue a hervir.
– Retira la cazuela del fuego y deja que la leche baje de temperatura hasta llegar a 40-42 grados. Ayúdate de un termómetro de cocina para saber la temperatura de la leche. Si no tienes hay un truco muy sencillo, estará a la temperatura adecuada cuando puedas mantener un dedo en la leche más de 20 segundos.
Echa las 2 cucharadas de yogur natural o el fermento en un bol y ve añadiendo la leche templada poco a poco removiendo de vez en cuando. Es fundamental mezclar todo muy bien.
Coloca la mezcla en un recipiente que retenga bien el calor, un termo puede ser buena alternativa. Si no tienes termo, déjalo en un bol.
Arrópalo con una toalla gruesa y déjalo en un lugar cálido de la casa durante 10-12 horas para que el yogur fermente y cuaje.
– Pasado ese tiempo, tendrás el yogur listo. Escurre el suero y tápalo con film transparente.
– Guárdalo en la nevera durante al menos 8 horas antes de tomarlo.
Queda un yogur más bien líquido. Para tener un yogur más denso, tipo yogur griego, puedes ponerlo en una bolsa de las que se utilizan para escurrir el queso o bien en un colador fino con un filtro de café y un bol debajo. Guárdalo así en la nevera durante 3 ó 4 horas para que escurra el suero, quedará un yogur con una textura parecida al griego.

Receta: Cómo hacer yogur casero

Autor: Cigalita

Recetas relacionadas:

Receta: Mango con yogur y chocolate blanco
Receta: Fresas con yogur
Receta: Cuajada de galleta
Receta: Yogur cremoso de chocolate

También puede interesarte ...

3 comentarios

  • Respuesta Carmen 11 septiembre, 2014 at 9:27

    Pues yo utilizo una yogurtera (yogotherm) que es una incubadora que no consume electricidad y tiene una gran capacidad, 2 litros. La llevo utilizado tanto para fabricar mi propio yogur como mi propio queso fresco e incluso kéfir. Dependiendo del tiempo que la dejes fermentando y del tipo de leche que uses, te sale más ácido o menos y más líquido más espeso.

    Es muy sencillo, económico y sobre todo, natural y sano.

    Os dejo el enlace en el que se puede comprar la yogurtera, los fermentos e incluso el termómetro (6.50 eur)

    http://www.yogotherm.es/

    Un saludo.

  • Respuesta Julio 17 octubre, 2015 at 13:47

    Hola.
    El artículo está genial explicado. Mejor resumido no se puede hacer.

    Estoy haciendo una web para comparar yogurteras y ese modelo no lo conocía, cúal es?

    Un saludo!

    • Respuesta cigalita 20 octubre, 2015 at 21:38

      Hola Julio,

      Me alegro mucho de que te haya gustado nuestra explicación para preparar yogur en casa. Es normal que no conozcas la yogurtera, era la que tenía mi madre cuando yo era pequeña, hace más de 30 años. Así que llevará mil años fuera del mercado. Eso sí, funciona como el primer día :).

      Un abrazo.

    Deja una respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.