Sopas y salsas

Receta: Caldo de pollo casero

Receta: Caldo de pollo

La receta de hoy es un clásico de todas las casas. Una receta básica que apenas lleva trabajo y te resuelve una cena o una comida en muy poco tiempo: un caldo de pollo casero.

Además, es la base de muchas otras recetas de cremas, arroces, sopas… Por lo tanto saber preparar un buen caldo de pollo es fundamental. Esta es nuestra receta, la que tenemos siempre guardada en  el congelador y que estos días de frío se convierte en una cena muy agradecida.

Como os comentamos al final de post, con los trocitos de pollo que quedan en la carcasa se pueden preparar unas deliciosas croquetas caseras o se puede desmigar y servir con el caldo en el momento de tomar. Vamos a por la receta.

Ingredientes para 1,5 litros de caldo:

  • 1 carcasa de pollo.
  • 2 dientes de ajo pelados.
  • 1 hueso de espinazo salado (opcional).
  • 1 zanahoria grande pelada.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 puerro (solo la parte blanca).
  • Sal y pimienta al gusto.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 cebolla.
  • 3 litros de agua.

Preparación del caldo de pollo:

Pon a calentar el aceite de oliva en una olla grande.
Echa la cebolla pelada y partida por la mitad y dórala ligeramente, con un minuto por cada lado es suficiente. Este paso puedes saltártelo y añadir todos los ingredientes en crudo, pero al cocinar la cebolla  consigues un caldo con más cuerpo.
– Después añade el cuerpo de pollo, el hueso de espinazo y el resto de verduras.
Espolvorea pimienta al gusto y echa las hojas de laurel.
– Riega con el agua y sube el fuego hasta que comience a hervir.
– En ese momento, elimina la espuma blanca que se habrá formado en la superficie. Debe quedar un caldo claro, sin impurezas.
– Baja el fuego y déjalo cocer durante dos horas para que reduzca a la mitad. Para ahorrar tiempo puedes utilizar la olla exprés para hacer el caldo, déjalo unos 20 minutos contando a partir del momento en que empiece a salir vapor. Después, despresuriza la olla, quita la tapa y deja cocer otros 25- 30 minutos para que el caldo reduzca. Al final debe quedar 1,5 litros de caldo, aproximadamente.
– Sala al gusto, cuela el caldo de pollo y dejálo enfriar a temperatura ambiente. Una vez frío, verás que la grasa queda arriba, así que si quieres puedes desgrasarlo a tu gusto para que quede más ligero o dejarlo tal cual.
Puedes utilizar los restos de carne que hay en la carcasa del pollo para servirlo desmigado con el caldo o para hacer unas croquetas.

Autor: Chipirón

Artículos relacionados

Receta: Caldo de verduras casero
Receta: Crema de calabaza al curry
Receta: Caldo de pescado de José Andrés

También puede interesarte ...

Sin comentarios

Deja una respuesta