Masas, panes y Pizzas

Receta. Pan de hamburguesa casero

Receta. Pan de hamburguesa casero

¿Te has animado ya con esto de las masas? Hacer diferentes tipos de pan y bollos engancha. Cuando empiezas con las masas, no paras. Preparamos pan de hamburguesa casero.

Y cuando leas esto, te preguntarás: ¿por qué voy a preparar pan de hamburguesa en casa cuando lo encuentro en el súper fácilmente? Pues porque como suele pasar con estas cosas, no hay punto de comparación, este pan es una exquisitez. Y aunque no te lo creas, hacerlo no es para nada complicado. Los únicos secretos que hay para que tus panes de hamburguesa queden como los de la foto son: tener paciencia con el amasado para conseguir una masa elástica y respetar los levados. En cuanto a los ingredientes, la levadura fresca de panadero la encuentras en cualquier súper y la harina de fuerza también. Así que, no hay excusa.

Después tendrás ocho deliciosos panes de hamburguesa que podrás congelar en cuanto se enfríen y disfrutar cada vez que quieras darte un capricho en casa. Ya solo te falta preparar las hamburguesas caseras, de carne o de pescado, y la fiesta está montada. Vamos a por la receta.

Ingredientes para 8 panes:

  • 500 gr. de harina de fuerza.
  • 14 gr. de levadura fresca de panadero.
  • 150 gr. de leche tibia.
  • 125 gr. de agua tibia.
  • 20 gr. de azúcar.
  • 1 huevo.
  • 10 gr. de sal.
  • 25 ml. de aceite de oliva.
  • Semillas de sésamo.

Preparación del pan de hamburguesa casero:

Disuelve la levadura en un poco de leche tibia, es importante que la leche esté tibia pero no muy caliente, ya que podría matar la levadura.
– En un bol grande mezcla la harina con el azúcar.
– Por otro lado, mezcla en otro bol, el huevo, ligeramente batido, el resto de la leche, el agua, la sal y el aceite de oliva.
– Haz un volcán con la harina y el azúcar y ve añadiendo poco a poco los ingredientes líquidos en el centro. Ve mezclando para que la harina vaya absorbiendo líquido. Incorpora la levadura y sigue mezclando.
– Cuando estén todos los ingredientes más o menos unidos, pásalos a la mesa de trabajo ligeramente enharinada y amasa hasta conseguir una bola elástica y homogénea que no se pegue en las manos. Al principio verás que es muy pegajosa, pero no te preocupes, a medida que la vayas trabajando cada vez se pegará menos en las manos. Si no tienes mucha práctica con los amasados, te recomendamos que veas el vídeo de Richard Bertinet, su técnica funciona muy bien. Si estás amasando y ves que no consigues que la masa deje de estar pegajosa, déjala reposar tapada durante 5 minutos. Y después vuelve a amasar nuevamente. Cuando retomes el amasado verás que la masa está mucho mejor. En principio no debería hacer falta añadir más de harina, pero si ves que necesitas un poco más incorpora algo más. No más de una cucharada sopera, ya que cuanta más harina añadas menos esponjosos quedarán los panes de hamburguesa.
– En el momento en que tengas la masa lista, déjala reposar en un bol tapada con un paño, en un lugar cálido y sin corrientes de aire hasta que doble su volumen. Tardará entre 1 hora y 1 hora y media, dependiendo de la temperatura de la habitación donde estés. Si tu cocina es fría, puedes poner el horno a 50 grados 3 minutos, después lo apagas e introduces el bol en el horno y lo dejas ahí levar con la puerta abierta. A nosotros nos gusta meter un termómetro para ver la temperatura, lo ideal es que esté entre 25 y 33 grados. No debe exceder esta temperatura ya que se puede matar la levadura.
– Pasado ese tiempo hay que sacar la masa del bol con cuidado de no romperla y pasarla a la encimera, que tendrá un poco de harina.
Amasa ligeramente para quitar un poco el aire de la masa, con cuidado de no pasarte.
– Divide la masa en 8 porciones de unos 100 gramos cada una.
Dale forma redonda a los panes de hamburguesa. Para ello la técnica del boleado te será muy útil.
Colócalos en una bandeja de horno, con un papel de horno en la base y bien separados entre sí. Aplástalos ligeramente y tápalos con un paño.
Vuelve a dejarlos en un lugar cálido y sin corrientes hasta que doblen su volumen. Tardarán una hora, aproximadamente, aunque dependerá de la temperatura de la habitación. Puedes dejarlos levar dentro del horno, apagado, sin que supere los 30-33 grados.
– Una vez hayan doblado su volumen, saca los bollos del horno y precaliéntalo a 220 grados e introduce una bandeja vacía en la parte baja del horno.
– Mientras el horno toma temperatura, pincela los panes de hamburguesa con agua, con mucho cuidado para que no se bajen, y coloca sobre ellos semillas de sésamo.
– En el momento en que el horno esté caliente, baja la temperatura a 200 grados y echa medio vaso de agua en la bandeja que tienes en la parte baja del horno, así generarás vapor y mejorará la corteza de tus panes.
– Mete los panes de hamburguesa en el horno y cuécelos durante 12-15 minutos o hasta que estén dorados en la parte de fuera y cocidos por dentro.
– Una vez listos, sácalos del horno y déjalos enfriar sobre una rejilla para que la parte de abajo no se humedezca.
– Ya solo te falta prepararte una buena hamburguesa casera y disfrutar de estos deliciosos panes de hamburguesa.

Autor: Chipirón

Recetas relacionadas:

Receta. Hamburguesa con queso
Receta. Hamburguesa de atún
Receta. Hamburguesa con salsa de pimiento rojo 

También puede interesarte ...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.