Guisos, pasta y arroces

Ossobuco a la milanesa

Receta. Ossobuco a la milanesa

Un guiso clásico de la cocina italiana lleno de sabor, que se prepara a fuego lento y que gusta a todo el mundo. Aprende a hacer un ossobuco a la milanesa.

La palabra ossobuco significa ‘hueso hueco’y hace referencia al corte del morcillo o jarrete de ternera que se utiliza para este plato, que es originario de Lombardía. Las piezas de carne están cortadas en rodajas gruesas, de unos 3 cm., y siempre deben incluir el hueso y su médula.

Lo ideal es cocinarlo a fuego lento hasta que la carne esté tierna y acompañarlo con arroz blanco o con un risotto ligero. Vamos a por la receta.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 piezas ossobuco.
  • 1 cucharada de mantequilla.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 cebolla grande.
  • 2 zanahorias.
  • 3 cucharadas de tomate frito casero.
  • 250 ml. de vino blanco.
  • 550 ml. de caldo de carne o ave.
  • 1 diente de ajo (nosotros utilizamos ajo negro).
  • Sal y pimienta al gusto.
  • La ralladura de un limón.
  • Harina para rebozar la carne.

Preparación del ossobuco a la milanesa:

Pon a calentar una cazuela amplia – donde quepan las 4 piezas de ossobucco sin amontonarse- con el aceite de oliva y la mantequilla.
Haz unos cortes en la membrana exterior del ossobuco para que durante la cocción la pieza no se deforme.
Salpimienta las piezas de carne y enharínalas. Retira el exceso de harina.
– En el momento en que el aceite esté caliente, dora las piezas de carne por ambas caras. De esta forma la carne se sellará y quedará jugosa.
Retira las piezas de carne y resérvalas.
Pela y pica las zanahorias en cuadritos.
Pela y pica la cebolla en trozos pequeños.
Añade los trozos de zanahoria y cebolla y póchalos a fuego muy lento hasta que la cebolla esté transparente y la zanahoria muy blanda. Una de las claves de los guisos es que las verduras estén bien pochadas, a fuego muy lento y durante mucho tiempo.
– En el momento en que la cebolla y la zanahoria estén listas, añade el diente de ajo pelado. Nosotros utilizamos ajo negro porque nos encanta el sabor que da a los guisos, pero puedes utilizar un ajo normal sin ningún problema.
– A continuación, echa el tomate frito y cocina todo junto unos minutos.
Incorpora a la cazuela las piezas de ossobuco que tienes reservadas y riégalas con el vino blanco. Deja que el vino evapore el alcohol.
Salpimienta el guiso al gusto.
Riega con el caldo y cocínalo a fuego lento durante 2 horas ó 2 horas y media. La carne debe estar muy blanda, que prácticamente se despegue del hueso sin ni siquiera tocarla. Ve revisando el guiso y si ves que se queda sin caldo, añade algo más. Cocínalo la mayor parte del tiempo tapado para que evapore lo menos posible. Destápalo la última media hora.
– Puedes ahorrar tiempo utilizando una olla exprés, aunque también se notará una diferencia de sabor. En olla exprés la carne estará lista en unos 25 minutos, siempre contando a partir del momento en que empiece a salir vapor. Si utilizas este método te recomendamos que realices la mitad de la cocción con olla exprés y acabes el guiso a fuego lento.
– 15 minutos sobre antes de apagar el fuego, ralla la piel de limón el guiso. Le da un toque cítrico muy interesante. Deja que cueza durante esos 15 minutos restantes para que el ossobuco se impregne de los aromas.
– Una vez listo, solo te queda disfrutar de este delicioso ossobuco a la milanesa acompañado de un risotto.

Autor: Chipirón

Recetas relacionadas:

También puede interesarte ...

Sin comentarios

Deja una respuesta